Córdoba comienza un idilio con el turismo activo: todas las empresas del sector han sobrevivido a la pandemia

Ciclistas y senderistas por la sierra de Córdoba

El turismo activo y de naturaleza es el subsector del turismo más resistente a la pandemia. Mientras hoteles, apartamentos e incluso viviendas turísticas se desangran ante la ausencia de turistas por la suspensión de la movilidad, las empresas que ofertan actividades como el senderismo, la escalada, los deportes náuticos o aéreos en Córdoba, resisten con entereza y resiliencia.

De hecho, según informa a Cordópolis el director del Centro de Análisis y Prospectiva del Turismo de la Universidad de Córdoba, Manuel Rivera, el turismo activo es el único sector de Córdoba que no ha perdido ninguna empresa durante el año 2020. Concretamente, la oferta empresarial de turismo activo y deportivo de naturaleza en la provincia está conformada por un total de 59 pymes, en su mayoría micropymes, de las cuales 43 son de turismo activo y otras 16 especializadas en actividades de ecoturismo.

Además, es un sector muy joven. Rivera detalla que la gran mayoría de estas empresas no tienen una antigüedad superior a diez o quince años. A pesar de esta juventud y de su pequeña envergadura, han logrado resistir y ha tenido "un comportamiento muchísimo mejor que el turismo urbano, que ha vivido la crisis de manera desalentadora".

¿Cómo lo ha hecho? Evidentemente, los cierres perimetrales han hecho que los cordobeses dejen de mirar fuera y empiecen a apreciar lo que tienen en la propia provincia. Territorialmente, Córdoba cuenta con tres Parques Naturales (las Sierras Subbéticas, Cardeña-Montoro, Hornachuelos), una reserva natural (la laguna Sur), varios pantanos de gran envergadura (La Breña, Iznájar) y una reserva de la biosfera (las dehesas de Sierra Morena).

Predominio de las actividades terrestres (senderismo, cicloturismo y rutas a caballo)

A este menú natural se le une una buena ubicación geográfica y unas conexiones bien establecidas. Con estas posibilidades, las empresas de turismo activo han ido creciendo en Córdoba desde principios de siglo, a veces generando interés nacional e internacional, como es el caso de las actividades de esquí náutico de La Breña, donde opera una empresa que trabaja para el equipo Nacional de Inglaterra; o el barranquismo en el Río Genil, que atrae a mucha gente de otras provincias.

Aunque, por número de empresas, son las Sierras Subbéticas la zona donde más empresas de turismo activo hay. "La Subbética lidera porque es un parque natural extenso y con menos restricciones en materia de uso público que Cardeña y Hornachuelos, donde además hay más grandes propiedades o cercados cinegéticos, que no son muy amigos de facilitar esta práctica", remarca Rivera.

Por actividades, predominan en Córdoba las empresas que gestionan los deportes terrestres (senderismo, el cicloturismo o rutas a caballo, con bastante diferencia), favorecidas por una red de senderos muy amplia y una no menos importante red de vías pecuarias. En segundo lugar están las empresas dedicadas a actividades acuáticas y, en tercer lugar, las que permiten actividades aéreas.

Para este experto, lo más positivo es que, más allá que el turismo activo y de naturaleza ha sido "el que mejor comportamiento ha tenido en la crisis del Covid", también parece, según las encuestas, que "va a ser el primero en recuperarse en cuanto se relajen las restricciones". "Las perspectivas irán mejorando a partir de otoño. Esto debe servir para reflexionar, para saber lo que estamos haciendo bien", afirma Rivera, que apostilla, además, que este ha sido históricamente un sector "que ha estado olvidado por las administraciones públicas a nivel general".

Un tejido empresarial escasamente vertebrado y aislado funcionalmente del resto de la oferta turística provincial

Rivera ha participado este miércoles en una jornada profesional y de debate sobre la situación actual, problemática y perspectivas de desarrollo de las empresas de turismo activo en la provincia de Córdoba, que ha contado con la presencia del delegado en Córdoba de la Asociación Empresarial ECOACTIVA de Turismo Activo y Ecoturismo en Andalucía, Javier Sánchez, el gerente del Patronato Provincial de Turismo de Córdoba, José Manuel Mármol, y el delegado territorial de Turismo de la Junta de Andalucía, Ángel Luis Pimentel.

El encuentro ha servido para presentar la tesis doctoral del profesor asociado de la UCO, Francisco Molina, sobre este sector. Una tesis que ha obtenido la máxima calificación académica en la Facultad de Derecho y CC Económicas y Empresariales, y que parte de una encuesta a la totalidad de la oferta empresarial registrada.

El resultado, a pesar del buen comportamiento de la crisis, muestra "un tejido empresarial escasamente vertebrado y articulado de micropymes, un tanto aisladas funcionalmente del resto de la oferta turística provincial, con escasos recursos materiales y humanos, con comportamientos un tanto intuitivos y mal orientados al mercado en no pocos casos y una gestión deficiente de su cartera de clientes, lo que dificulta el aprovechamiento de los activos estratégicos clave para aumentar la rentabilidad del negocio y lograr una ventaja competitiva y sostenible".

Así que, más allá de celebrar la supervivencia, quizá sea buen momento para repensar hacia dónde puede llegar el turismo activo en Córdoba, aprovechando el ejemplo de la pandemia.

Etiquetas
Publicado el
15 de abril de 2021 - 06:00 h