MEMORIA HISTÓRICA

La búsqueda de los familiares de 19 soldados de la Guerra Civil que yacen en una fosa común

Cementerio municipal de Sant Pere de Ribes (Barcelona).

Hace un tiempo, la arqueóloga especializada en la época contemporánea Irene Estévez vio un grafiti en el edificio del antiguo hospital de Sant Pere de Ribes (Barcelona), que le llamó la atención: “1937”, se podía leer. “Pensé en la Guerra Civil” -cuenta a este periódico- y empezó a preguntar a historiadores locales, hasta averiguar que aquel hospital se usó durante la contienda y que en el archivo municipal se encontraban documentos sobre soldados que fallecieron en él.

En concreto, halló las actas de defunción de 19 soldados, provenientes de distintos puntos de España y que, heridos por arma de fuego, acabaron falleciendo en este antiguo Hospital de Carabineros de Solers, la mayoría en 1938 y alguno ya en 1939. “Esas fechas coinciden con las batallas del Ebro y del Segre”, recuerda la investigadora.

Se sabe, también, que todos ellos yacen en una fosa común que se encuentra en el cementerio municipal de Sant Pere de Ribes. Y se conocen sus nombres, datos y procedencia. Con todo ello, ahora se busca a los familiares que cada uno de ellos pueda tener actualmente, porque con la investigación realizada, el grupo local Fem Poble -que promueve la recuperación de la memoria histórica-, quiere impulsar la localización exacta de la fosa y, al menos, que una placa recuerde allí los nombres de los 19 soldados.

Dos de esos soldados eran de la provincia de Córdoba: Bernabé Juan García, procedente de Bujalance; y Féliz Díaz Bajo, de Pozoblanco. De este último se sabe que participó como soldado en la Brigada nº 3, que tenía 22 años al morir el 12 de julio de 1938, por arma de fuego. También se cree que fue hermano de Catalina Díaz Bajo, que fuera secretaria de la JSU, de Socorro Rojo Internacional y de Mujeres Antifascistas, entre otras. Su sentencia del Consejo de Guerra de Pozoblanco de fecha 29 de noviembre de 1939 muestra que fue condenada a doce años por auxilio a la rebelión militar y se ha constatado que en 1943 estuvo en la cárcel Modelo de Barcelona.

De Asturias a Valencia, Huesca o Jaén

Los testimonios y la documentación que han formado parte de la investigación, han señalado también el resto de los 19 soldados que yacen en la fosa común. Estos son sus nombres: Pascual Aroca Martínez (procedente de Mahora, Albacete), Robustiano López Rodríguez (Asturias), Tomás Navarro Alonso (Tabernas, Almería), Alejandro Viñuales Gabarre (Tierz, Huesca), Antonio Bueno Ortega (Jaén), Alfredo Lloret Soller (Valencia), Antonio Valbacir Leria (sin datos de procedencia), Florentino Aguilar Vallejo (Burgos), Ramón Sirvent Sirvent (sin datos de procedencia), Ginés López Florenciano (Murcia), León Ortega Moreno (Guadalajara), Virgilio Sánchez Garrido (Jaén), Bautista Fernández Saiz (Santander), José Torres Prieto (Barcelona), Antonio Parra Ruiz (Tarragona), Germán Esteban del Barrio (Madrid) y Ángel Blanco Ingerto (Galicia), según los datos facilitados por la investigadora a este medio.

La lista, de momento, “es provisional, pues no sabemos si existen más soldados en la fosa o si algún nombre o apellido puede ser distinto (a veces los escribían mal por error)”, en las actas de defunción, explica.

Con todos esos datos, ahora se quiere difundir esta investigación para buscar a los familiares de los soldados, “notificarles esa información, ponernos en contacto y promover que en el cementerio municipal se ponga una placa en su recuerdo”, explica a Cordópolis Fulgencio Navalón, del grupo local de Fem Poble que promueve esta iniciativa. Buscan reparar el olvido de quienes yacen en la fosa común y tener sus nombres en el recuerdo.

Etiquetas
stats