Septiembre llega con máximas de 40 °C

Dos turistas acalorados en la ciudad | ÁLEX GALLEGOS

Cuando la próxima madrugada dé comienzo septiembre, habremos dicho adiós al verano y empezaremos el otoño climático de 2018. Un comienzo de otoño con muy poco sabor a otoño y mucho sabor a verano, del crudo y árido, que sólo tiene en las menguantes horas de luz natural el único ingrediente del nuevo ciclo que comienza. Un 'oficioso' año nuevo sin mantecados ni turrones, y que quiere venir a saludarnos con avisos por calor y más de 40 grados en buena parte de la provincia.

Reforzamiento de la dorsal

Que el otoño toque a diana en Córdoba suele venir acompañado, especialmente en los últimos años, con esporádicos episodios de calor de los estertores de un verano que cada vez tarda más en irse. La latitud manda y las cercanías con el norte africano tienden a imponer su poderío hasta que el enfriamiento del hemisferio norte debilite al de Azores lo suficiente como para que empiecen a afectarnos las 'barredoras' oceánicas.

Y septiembre, y el otoño climático, llega con uno de esos esporádicos episodios de calor que volverán a dejar avisos por altas temperaturas a lo largo de buena parte del sur peninsular. El reforzamiento de la dorsal norte-africana sobre la península Ibérica va a inyectar de nuevo aire cálido en las capas medias de la atmósfera, lo que tendrá reflejo en superficie con máximas que de nuevo verán rondar los 40 grados por amplias zonas del valle del Guadalquivir.

Avisos amarillos y más de 40 °C a la vista

Para la jornada del sábado ya permanece activo un aviso amarillo por máximas de 38 °C en la campiña cordobesa, pudiendo quedarse corto, y que muy posiblemente tendrá prolongación durante el domingo. Si ya ayer jueves, la máxima en la estación de Montoro-Vega Armijo quedó rozando el larguero con un registro de 37.7 °C, la de hoy viernes puede irse cerca de los 40 °C gracias a la entrada de más aire cálido en altura en las horas centrales del día. Jornada a priori sin aviso activado, y que apunta a que verá superar holgadamente los 38 °C por amplias zonas del valle del Guadalquivir.

Será ya durante el sábado, con la entrada del nuevo mes, cuando el termómetro pueda volver a superar los 40 o 41 °C en puntos de la provincia, con especial incidencia en todo el corredor del Guadalquivir. Día seco y cálido que tendrá continuidad en la jornada del domingo, pudiendo alcanzarse de nuevo la barrera de los 40 °C en puntos bajos del valle, más probable en la zona oriental del mismo. Y es que durante dicha jornada, el acercamiento de una vaguada por el oeste peninsular aportará algo de humedad que limitará el ascenso de las máximas.

Nueva semana, bajonazo térmico

El acercamiento de la vaguada, además de humedad en capas bajas, traerá consigo un importante cambio de tiempo en toda la Península, que verá descender el mercurio con la primera 'barredora' oceánica del nuevo curso. Así, ya durante la jornada del lunes 3 de septiembre se espera una bajada generalizada de las temperaturas del orden de 4 a 5 grados, que tendrá continuidad durante el resto de la semana y que podrán dejar las máximas en nuestra capital en la horquilla de los 33 a 35 °C.

Cambio de tiempo que se notará casi en exclusiva en las temperaturas, y que podría servir de anticipo a un inicio de otoño que empieza a mirar de reojo a lo que se anda cociendo por encima del ecuador africano. La pobre temporada de huracanes en el Atlántico Norte llega a su punto álgido, y las consecuencias de su interacción con la circulación general de la atmósfera al norte del paralelo 40, podría poner un punto de emoción a la llegada de borrascas hasta el continente europeo. Y quién sabe, si el punto final a los episodios por calor de este 2018.

Puede seguir al tanto del tiempo y el clima en el Facebook y el Twitter de Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
Publicado el
31 de agosto de 2018 - 07:00 h
stats