¿Puedes comprar petardos? Sí, pero no los puedes tirar

Vecinos frente a la tienda de petardos de Gran Vía Parque | MADERO CUBERO
Vecinos de un bloque de Gran Vía Parque se quejan de una normativa que permite a un local vender material pirotécnico en uno de sus bajos aunque los compradores no los puedan usar sin permiso municipal

Una esquina de Gran Vía Parque resume todas las contradicciones de la normativa sobre petardos que hay en Córdoba. Allí se encuentra una tienda especializada en la venta de material pirotécnico que cuenta con todas las licencias legales y los seguros permanentes para vender petardos. Pero los que entren a comprar allí no podrán prender las mechas ni hacerlos estallar si no cuentan con una autorización expresa del Ayuntamiento. Así lo confirma el concejal de Seguridad, Emilio Aumente. Un permiso que, por otro lado, los usuarios de petardos casi nunca solicitan formalmente, aunque se expongan a multas de hasta 600.000 euros.

El negocio de Gran Vía Parque se encuentra en los bajos de un bloque de pisos. Algunos de sus vecinos se quejan de la contradicción legal que entraña permitir un mercado libre de compraventa de petardos con licencia, aunque de forma paralela se prohíba su uso. Pero los residentes, además, están preocupados por la seguridad. “Creemos que dormimos encima de un polvorín. Mi dormitorio y el de mi hijo están en el primero, justo encima de la tienda”, se queja Ángel Blanco, un vecino que lleva años protestando. “Llevamos así desde 2013, cuando la misma tienda, pero con otro propietario, empezó a vender material pirotécnico”, señala Blanco.

Pero las quejas del vecino chocaron siempre contra el mismo muro legal. “La tienda tiene todos los permisos, es cierto. Y cumple la normativa. No pude hacer nada y desistí de seguir”, confiesa resignado. Ahora es su hijo Carlos el que ha tomado el testigo y trata de movilizar a los vecinos para lograr un cambio de la administración. “No es lógico que permitan vender si no se pueden tirar los petardos. Porque aquí los están tirando a unos metros del portal; algunos son fuertes y asustan a las personas mayores, que son muchas en este bloque”, prosigue el joven.

Los responsables de la empresa vendedora, Petard2s.com, que tienen otras dos tiendas en Córdoba, opinan que se ha malinterpretado el bando municipal del 9 de diciembre sobre la prohibición de venta, manipulación y uso de artificios pirotécnicos en las vías públicas y privadas. “En los medios de comunicación se hace entender que se multará a cualquier persona por el mero hecho de utilizar productos pirotécnicos en las calles de Córdoba, cuando realmente lo que dice es que 'se sancionará a los establecimientos que vendan estos productos sin autorización y a las personas que manipulen o usen estos productos molestando o poniendo en peligro a otras personas'”, señalan por correo electrónico.

El pasaje que cita la empresa no aparece reflejado en el bando. Y Emilio Aumente, concejal de Seguridad, es taxativo. “Se pueden vender con licencia y ese comercio la tiene. Pero el comprador no puede usar los petardos libremente; tienen que pedir un permiso al Ayuntamiento si no quieren enfrentarse a una sanción”, explica. Aumente reconoce que aplicar la norma no es fácil, pero más allá de eso, insiste: “Lo que queremos es, sobre todo, crear concienciación a los compradores sobre el uso que hacen de los petardos y cómo pueden afectar a los vecinos”.

Mientras tanto, los residentes del bloque de Gran Vía Parque siguen movilizándose. Planean sensibilizar a los dueños de los perros de compañía -animales muy sensibles al ruido de los petardos- para concentrarse próximamente y exigir un cambio. Y también quieren seguir recabando información en las distintas administraciones legales. Aunque saben que el comercio cuenta con todos los permisos exigibles, no quieren desistir.

Etiquetas
stats