Identificado el lugar exacto de la foto del miliciano y al oficial que guio a Robert Capa

El oficial Rafael Medina, a la izquierda en una foto de Capa, y a la derecha en otra imagen familiar

Muerte de un miliciano pasa por ser la foto más icónica del siglo XX. La imagen del soldado cayendo en el frente tras ser supuestamente alcanzado por una bala franquista es una de las más reproducidas del mundo, desde que se publicó en 1936. La fotografía convirtió a Robert Capa, que entonces iba acompañado por Gerda Taro, en el reportero de guerra más famoso del mundo. Pero la imagen, desde el mismo día en que se publicó, es un misterio. Pero poco a poco se va desentrañando todo lo que hay detrás de este icono de todas las guerras del mundo.

Hasta el año 2009 siempre se pensó que la foto se había tomado en Cerro Muriano, en el término municipal de Córdoba. Entonces, varias investigaciones localizaron la imagen en Espejo, un pueblo de la Campiña de Córdoba, a unos 30 kilómetros de la capital. Entonces se pensó que Capa apretó el botón de su Leica en la Haza del Reloj. Ahora, una investigación liderada por el historiador cordobés Fernando Penco, gracias a la ayuda económica de la Delegación de Memoria Histórica de la Diputación, ha localizado el lugar exacto de la imagen "a unos 300 metros", en el conocido como Cerro del Alcaparral. Este miércoles, el delegado de Memoria Democrática de la Diputación, Ramón Hernández; el presidente del Foro por la Memoria de Espejo, José Luis Medina, y el investigador Fernando Penco han presentado los resultados de esta investigación, clave para entender los movimientos de Capa y Taro en las primeras semanas de la Guerra Civil en España.

Capa nació como Endre Ernö Friedmann en Budapest (Hungría) hace un siglo, pero volvió a nacer ya como Robert Capa en este pequeño cerro del pueblo cordobés de Espejo en la primera semana de septiembre de 1936. Esa semana, Friedmann ya no sería Friedmann después de una foto: Muerte de un miliciano, divulgada primero por la francesa y convertida en el símbolo del fotoperiodismo por la norteamericana Life en 1937.

En 2007, Richard Whelan, biógrafo oficial de Capa, publica un trabajo revolucionario: This is war. Robert Capa at work, con material inédito del Centro Internacional de Fotografía (ICP) de Nueva York. Whelan muestra fotos anteriores o posteriores a Muerte de un miliciano en las que por primera vez se reconocen accidentes geográficos que pueden llevar a ubicar de forma exacta el lugar en el que fue captada la mítica fotografía. Son 21 imágenes tomadas antes y después de la Muerte de un miliciano. En ellas se observa a un grupo de milicianos en actitud de combate, apuntando hacia el frente, corriendo e incluso, supuestamente, cayendo bajo el fuego enemigo. En esas imágenes, el trabajo de investigación de Penco ha dado luz en lo que puede abrir el camino para acabar identificando al famoso miliciano y descubrir, finalmente, si murió en Espejo en el momento en el que Capa disparó su cámara o bien se trataba de un posado.

Un oficial vecino de Espejo

De esta manera, el trabajo ha identificado al oficial Rafael Medina, natural y vecino de Espejo, como el enlace de Capa, el hombre al mando del escuadrón de milicianos que protagonizan las imágenes. Rafael Medina estaba al frente de la defensa del municipio, que a los pocos días cayó en manos del Ejército de Franco tras una dura batalla. Medina huyó a Jaén, a Mancha Real, donde fue capturado y encarcelado al final de la Guerra Civil. Finalmente, fue fusilado en 1940.

Este oficial era el tío abuelo del presidente del Foro por la Memoria de Espejo, José Luis Medina. En las fotos de Capa aparece con una gorra de plato, posando también en actitud de combate hacia el horizonte. "Mi tío murió asesinado por defender la libertad y la democracia", ha recordado su sobrino nieto, en una comparecencia telemática desde la Diputación de Córdoba.

En julio de 1936 Espejo era un pueblo cordobés gobernado por el Frente Popular. Su alcalde era comunista, Francisco Pérez García, y la mayoría de sus concejales del Frente Popular. Cuando estalla el golpe militar, se creó una Junta de Defensa y a su mando se puso a Rafael Medina Pérez, el oficial que llevó de la mano a Robert Capa. Medina coordinó la formación de milicias en Espejo.

Capa y Taro cruzaron a España en 1936. Rápidamente buscaron el frente. Desde Madrid, entonces, se les señaló que la gran batalla estaba en Córdoba. La República había iniciado una ofensiva para tomar la ciudad, que naufragó. Lo hizo lanzando un ataque desde Jaén y desde el norte de Córdoba. Capa y Taro llegaron entonces. En Cerro Muriano llegaron a fotografiar otras imágenes míticas, la huida de civiles a través de las vías del tren. Pero la imagen más mítica de todas fue la tomada en Espejo, probablemente días antes. ¿Cómo llegaron a contactar con Rafael Medina? Es un misterio.

Según Fernando Penco, el propio Robert Capa declaró a la prensa de Estados Unidos, años después, que la foto del miliciano la tomó gracias a un oficial, que fue el que le guio durante aquel día en la zona. Entonces, no supo identificar al oficial y tampoco contestó a la pregunta de si el miliciano había fallecido realmente o se había hecho el muerto.

La identificación de uno de los soldados da pie a saber quiénes eran los milicianos que le acompañaban. Según Penco, supuestamente procedían del Levante español, de la zona de Alcoy. En el pasado, incluso, hubo quien llegó a identificar al miliciano caído como el Taíno, algo desmontado posteriormente por diversos investigadores. Ahora se seguirá trabajando por saber quiénes eran los que acompañaban a Rafael Medina aquel día de septiembre de 1936 en el que fueron fotografiados por una pareja de desconocidos.

Etiquetas
Publicado el
10 de marzo de 2021 - 12:40 h