La prórroga de la prórroga de la prórroga de la prórroga del Plan Turístico de Grandes Ciudades

ExConsejero y exalcalde, durante la presentación del Plan Turístico en 2014 | MADERO CUBERO

En el año 2014, el entonces consejero de Turismo de la Junta, Rafael Rodríguez (de IU), y el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, firmaron el Plan Turístico de Grandes Ciudades. El objetivo era desarrollar un plan de infraestructuras y mejora de los recursos turísticos de la ciudad en un par de años. En 2019, el Ayuntamiento va a solicitar la cuarta prórroga a la Junta de este plan, ya que entiende que es imposible que pueda cumplir en plazo con la culminación de las obras previstas e incluidas en aquel acuerdo de hace ahora seis años.

Este lunes, la teniente de alcalde de Turismo, Isabel Albás, ha anunciado que va a solicitar la cuarta prórroga de un plan aún vigente. La actual prórroga la firmó el gobierno anterior en abril. El convenio vencía el 31 de julio y se amplió hasta el 30 de agosto de 2020. Pero aún con este plazo, el cogobierno ya sabe que hay obras que no van a poder concluir para esa fecha.

La culpa de la cuarta prórroga la tienen dos proyectos: la rehabilitación del convento de Regina Coeli y la del Templo Romano de la calle Claudio Marcelo. Los dos trabajos están suspendidos tras ser adjudicados por renuncias de las empresas que lograron el contrato y ahora se tiene que reiniciar todo el proceso administrativo.

Además, está pendiente la culminación de pequeñas partidas presupuestarias y el Ayuntamiento busca destino de los fondos que había previstos para la sustitución de la luminaria en el Puente Romano, después de que el proyecto que planteó recibiera el rechazo de la Comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura.

https://cordopolis.es/2019/04/12/amplian-el-plazo-del-plan-turistico-de-grandes-ciudades-para-las-obras-pendientes-hasta-2020/

Regina

El Consejo Consultivo de Andalucía ha devuelto al Ayuntamiento de Córdoba el expediente del contrato de obras de Regina. El Consultivo asegura que el expediente ha caducado y que el Ayuntamiento tiene que reiniciar todo el proceso. El verano de 2018, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento resolvió el contrato con la empresa adjudicataria que renunció a realizar la obra sin iniciarla. El Consistorio pidió entonces consejo al Consultivo para determinar cómo proceder. Un año después, el Consultivo le dice al Ayuntamiento que el expediente ha caducado y que tiene las manos libres para volver al principio.

Construcciones y Desarrollos Tudmir S. L. renunció al contrato de la obra en junio del 2018, al expirar el plazo para que empezasen las obras y no hacerlo. El Ayuntamiento puso el caso en manos del área municipal de Contratación y de la Asesoría Jurídica, para determinar qué hacía ante tal situación. Tras su resolución esperaba la respuesta del Consultivo para iniciar los trámites de nuevo lo antes posible. Pero ha pasado otro año y el proyecto sigue sin comenzar.

Las obras

Según consta en el pliego de condiciones, el objeto del contrato es la realización de la “obra de recuperación del valor patrimonial, artístico y cultural de la edificación de la nave de la iglesia” mediante “actuaciones de restauración, rehabilitación, conservación y puesta en valor de la antigua Iglesia de Regina”.

Entre estas actuaciones destacan la limpieza, consolidación, protección y puesta en valor del artesonado mudéjar que cubre la totalidad de la nave principal de la Iglesia; la limpieza, consolidación, recuperación, conservación y puesta en valor de pinturas murales existentes en los paramentos verticales de la nave principal; la reconstrucción y puesta en valor del coro y sotocoro y restauración de la escalera de caracol, además de la recuperación, limpieza, consolidación y restauración del pavimento del sotocoro.

Asimismo se harán tareas de rehabilitación de carpinterías y cerrajerías de la envolvente de la iglesia, además de la recuperación del espacio libre en un acceso oriental a la iglesia a través del sotocoro, creando una zona de encuentro de visitantes de la iglesia.

De igual forma, se deberán eliminar aquellos elementos que alteren los espacios de la edificación tradicional religiosa -tabique de separación coro con nave principal, perfiles metálicos, tabicado de ventanas, etc-, se pondrá en valor y se recuperará la cripta de la iglesia, además de permitir a personas con movilidad reducida el acceso desde el coro a la nave principal y viceversa. La empresa adjudicataria deberá “dotar a este espacio de unas condiciones idóneas para poder ser utilizado como lugar de encuentro, tanto para ciudadanos como para turistas”, reseña el pliego de condiciones.

Etiquetas
stats