Procórdoba despedirá a sus seis trabajadores en su proceso de disolución

Luis Martín habla con el gerente de Procórdoba, con el alcalde al fondo, antes del Pleno en el que se decidió la disolución de la firma. FOTO: MADERO CUBERO
En mayo, el alcalde aseguró que no iba a haber rescisiones de contratos porque los trabajadores y los bienes de esta empresa de suelo pasarían al Ayuntamiento

Finalmente, los seis trabajadores que la empresa municipal de suelo de Córdoba Procórdoba tiene en nómina serán despedidos en el proceso de disolución de la entidad iniciado el pasado mes de mayo. Según ha podido saber este periódico, el presidente de Procórdoba, Luis Martín, ya ha hablado con los trabajadores para comunicarles que no podrán ser recolocados en otras dependencias municipales, como se les planteó en principio, y que sus contratos serán rescindidos. Estos trabajadores llevan cuatro meses sin cobrar sus salarios, según las fuentes.

En mayo de este año, y a los pocos días de iniciarse el proceso de disolución de Procórdoba, el alcalde, José Antonio Nieto, garantizó en una rueda de prensa que en Procórdoba no iba a haber despidos. Según dijo el pasado 24 de mayo, "no va a ver despido, ni ningún problema en la gestión de los bienes que en este momento está en el balance de Procórdoba, porque pasan directamente al Ayuntamiento". Fuentes municipales han asegurado que los trabajadores reprocharon estas palabras a Luis Martín en su reunión y que el presidente de esta compañía les respondió diciendo que en estos meses el servicio de Intervención General del Ayuntamiento ha emitido un informe diciendo que finalmente no será posible que la plantilla de Procórdoba pase a engrosar la del Ayuntamiento.

Procórdoba nació como una empresa municipal para gestionar los suelos liberados con la aprobación del Plan Renfe. Entonces, se llamó Telfeco (Terrenos Liberados del Ferrocarril de Córdoba). Desde 1996 y hasta el estallido de la crisis inmobiliaria, Procórdoba fue una auténtica máquina de hacer dinero. En estos 17 años de vida, Procórdoba (siempre dependiente del Ayuntamiento) ha llegado a atesorar el mayor patrimonio de suelo de toda la ciudad. Pero ha sido víctima, precisamente, de su éxito. Procórdoba es hoy por hoy inviable financieramente. Si sus suelos valían cerca de 100 millones de euros en 2007 hoy este inmenso patrimonio apenas si vale ya la mitad de entonces. Esta depreciación, unida a unas deudas imposibles de pagar, han forzado la que se ha convertido en la única salida viable para la firma: su disolución.

Procórdoba se disolverá y no se liquidará por una cuestión: agilidad. Según consta en todos los informes si la firma decidiese acudir a la liquidación para hacer frente a sus deudas (y no cargar con ellas al Ayuntamiento) el proceso podría durar varios años. Los informes coinciden en que hoy por hoy es casi imposible vender a un precio razonable el patrimonio de Procórdoba. Por tanto, encontrar compradores y, sobre todo, dinero para sanear las deudas de la firma se antoja casi imposible. Por eso se opta por la disolución.

Etiquetas
stats