Premio Artesanía 2018 para un tapicero cordobés y la Escuela de Madera de Encinas Reales

Piezas de tapicería creadas por el cordobés Pedro Alejandro Budia.

Pedro Alejandro Budia, artesano tapicero cordobés, ha sido galardonado con el Premio Andaluz de Artesanía 2018, que también ha reconocido a la Escuela de Madera del municipio cordobés de Encinas Reales.

Budia se dedica a la tapicería y decoración del hogar y equipamiento en el sector de la hostelería. Sus trabajos, según resalta la Junta, “tienen una notable calidad en los diseños muy innovadores, especialmente en el mueble tapizado, consiguiendo un valor diferenciador tanto en su diseño como en el proceso de fabricación, como en la calidad del acabado”. Sus productos tienen otorgado el distintivo Andalucía, Calidad Artesanal por la Junta de Andalucía. En su candidatura se ha valorado especialmente la capacidad de innovación en los materiales y de reinterpretación de un oficio tradicional, como es el capitoné.

En cuanto a la Escuela de Madera de Encinas Reales, se trata de un centro público de formación para el empleo. En el año 2010, la Escuela fue calificada como Centro de Referencia Nacional en el área profesional de Producción de Carpintería y Mueble y es considerada tanto por*organismos públicos como privados como un centro de formación referente en la innovación el diseño y la tecnología, especializado en impartir formación profesional para el empleo de calidad para el sector en Andalucía.

Se ha destacado en esta candidatura, según recuerda la Junta, la labor en pro de la investigación para la obtención de materiales innovadores y biodegradables, así como en la búsqueda de procesos más respetuosos con el medio ambiente.

Estos premios fueron convocados en enero de 2018 y han recibido un total de 67 candidaturas en sus cuatro modalidades. La ceremonia de entrega de estos primeros premios tendrá lugar el día 6 de abril en Úbeda, enmarcada en los actos de inauguración de los Días Europeos de la Artesanía.

Así, Juan Pablo Martínez Muñoz Tito (Úbeda, Jaén) ha sido el artesano seleccionado por el jurado de los Premios a la Artesanía de Andalucía entre las 27 solicitudes presentadas a la categoría principal, de Premio Andaluz de Artesanía, de estos reconocimientos, en un galardón que se le concede por su trayectoria en la labor artesana y el conjunto de una obra consolidada, que han contribuido de forma significativa a la cultura y pervivencia de su oficio.

La segunda de las categorías, Premio Andaluz a la Obra Singular de Artesanía, ha recibido 24 solicitudes, resultando premiados dos obras, la del tapicero cordobés Pedro Alejandro Budia Cabeza y la del artesano en espartería, de Úbeda, Pedro Antonio Blanco Ubalde. Las obras presentadas destacan por la originalidad e innovación en los materiales de las obras realizadas, que reinterpretan oficios tradicionales.

En la modalidad Premio Andaluz a la Innovación y la Investigación en Artesanía 2018 ha resultado ganadora la Escuela de Madera de Encinas Reales, por la investigación, la innovación y la aplicación de técnicas novedosas en el ámbito de la artesanía. Esta candidatura ha recibido ocho solicitudes.

Por último, el Premio Andaluz a la Calidad en la Promoción y Comercialización de la Artesanía ha recaído en Ana Martínez Martínez (Bubión, Granada), artesana especializada en el tejido en bajo lizo, por la contribución al prestigio y visibilidad de la artesanía y a la mejora de su comercialización a través de actuaciones de difusión y promoción. Esta modalidad también recibió ocho solicitudes diferentes.

Valores del resto de premiados

Juan Pablo Martínez trabaja en el taller familiar que data de 1965 y declarado por la Junta de Andalucía Punto de Interés Artesanal. Se trata de un espacio abierto al público en el que se puede visitar la gran exposición de piezas de cerámica de finales del siglo XIX y principios del XX. Hereda de su padre la visión más contemporánea del oficio, que, sin dejar de ser artesanal, ha evolucionado para cumplir una función más decorativa y estética.

La Junta ha resaltado que “su aportación al sector artesano ha sido clave para ser galardonado con el Premio Andaluz a la Artesanía, ya que desarrolla una multiplicidad de facetas como la formación, la investigación, la innovación, una profunda reflexión sobre la artesanía, la colaboración con otros sectores como la arquitectura, el diseño, la moda o el cine, entre otros”.

Por su parte, Pedro Antonio Blanco Ubalde es un artesano que trabaja con el esparto de Sierra Mágina elaborando las famosas alfombras ubedíes del siglo XI, típicas de la zona de Úbeda y cuya fabricación rescató su abuelo tras muchos años en el olvido.

En esta candidatura se ha valorado “la reutilización de un material tradicional, como es el esparto, para un diseño novedoso y diferente al uso para el que habitualmente se destina este material”. Así como la complejidad de la forma elegida para la pieza, utilizando la fórmula de la espiral de Fibonacci, que responde a un modelo matemático.

Por último, Ana Martínez Martínez, artesana de Bubión (Granada), está dedicada por entero al mantenimiento de un oficio en riesgo de extinción, como es el tradicional arte del tejido en bajo lizo, recuperando así una parte de la artesanía textil de la alpujarra granadina.

Destaca muy especialmente por su labor de divulgación y promoción de la artesanía, por medio de la asistencia a numerosas ferias nacionales e internacionales, organización del I y II Certamen de Artesanía de la Alpujarra, elaboración de un catálogo de artesanos y productos artesanos de la zona de la Alpujarra, entre otras muchas.

Etiquetas
stats