La Policía certifica vertidos de tierra sin permiso en zonas verdes de Mirabueno

Camiones vertiendo tierra en Mirabueno en abril

Los vecinos de Mirabueno han denunciado que los vertidos de tierra que está investigando la Gerencia de Urbanismo no solo se produjeron durante la ejecución de las obras en la urbanización, sino que se han seguido produciendo después de la ejecución. De hecho, tienen identificada a la empresa que los realiza y el lugar de dónde provienen las tierras desescombradas.

Según han informado a CORDÓPOLIS varios vecinos de la urbanización, la tierra que se han estado vertiendo en Mirabueno -concretamente en una zona verde municipal- proviene presuntamente de las obras de la urbanización La Perla, que está construyendo en Avenida de Turruñuelos precisamente la empresa Acsa-Sorigué -la misma que ejecutó los trabajos de urbanización y ajardinamiento en Mirabueno y que están siendo investigados por la Fiscalía-.

Se trataría de un vertido presuntamente irregular y para el que no consta autorización, según sostienen los vecinos y confirman tanto la Policía Local como la Gerencia Municipal de Urbanismo. Esta última administración informaba este jueves de que ya había contactado con la empresa para analizar el vertido de tierras que “realizó en la zona durante la intervención”.

No obstante, la Policía Local tiene constancia -y así lo refleja un informe remitido a Urbanismo a finales de enero de este año- de que los vertidos se produjeron también en varias ocasiones y varios meses después de que se recepcionaran las obras en Mirabueno a principios del año pasado. De ello da constancia que el pasado 19 de diciembre de 2018 dos agentes de Policía Local comprobaron in situ cómo se habían vertido tierras en Mirabueno. Según el informe de la Unidad de Medio Ambiente de la Jefatura de Policía Local, al que ha tenido acceso este periódico, “el vertido se ha realizado sobre una franja de terreno público entre el antiguo trazado de tren y la calle Alhelí”, y ocupa “una extensión de 1.500 a 2.000 metros cuadrados”.

Un presunto delito medioambiental y otro de prevaricación

Los policías actuantes identificaron entonces “tanto a la empresa responsable de las obras en construcción”, como a la que estaba procediendo al vertido de las tierras. Sin embargo, los vecinos, que afirman haber visto a “cientos de camiones” en la zona desde la primavera pasada, decidieron seguir en varias ocasiones a los vehículos para descubrir de dónde procedían las tierras.

En una de esas incursiones, el camión les llevó hasta las obras de urbanización de La Perla. La sorpresa vino cuando descubrieron que “la empresa adjudicataria de las mismas era Acsa-Sorigué, que había trabajado en el ajardinamiento de Mirabueno” y que había motivado una denuncia ante Fiscalía por su labor.

Siempre según los vecinos, desde la empresa les han comentado que, para llevar a cabo este vertido, cuentan “con un permiso verbal”, una figura que “no existe en la administración”, por lo que consideran que estos vertidos podrían constituir, por un lado, un delito medioambiental y, por otro, un delito de prevaricación por parte de la empresa Acsa-Sorigué.

Tras intentar ponerse en contacto con esta empresa, CORDÓPOLIS no ha conseguido ningún tipo de declaración sobre estos hechos. Desde la Gerencia, por su parte, han advertido de que se piensa esclarecer estas actuaciones y depurar responsabilidades.

Etiquetas
stats