Octubre seguirá cálido... pero cada vez menos

Una familia se refresca en el Patio de los Naranjos | TONI BLANCO
Conforme avance la semana las temperaturas ya no superarán los 30 grados y a partir del Puente del Pilar empieza a vislumbrarse un cambio atmosféricos que quizás suponga la llegada del otoño a Córdoba

El comienzo de octubre aún mantendría temperaturas bastante cálidas, claramente por encima de los 30 grados, y con intentos de asaltar el récord de temperatura máxima para un mes de octubre, fijado en los 36 grados del año 2004. Finalmente el récord quedó intacto, pero pasamos las primeras tardes del mes con máximas cercanas de los 35 grados, después de haber abandonado el sexto mes de septiembre más cálido desde que existen registros.

La tendencia cálida de inicios de mes se intuía en los modelos con bastante antelación, dibujando sobre la Península Ibérica un desolador escenario de altas presiones que nos dejaban, y aún nos dejan, las borrascas atlánticas bastante lejos de nuestros dominios. Lo que hoy día barajan los modelos, y desde hace bastantes días, es que mediando el mes, según se acercase el Día del Pilar, la tendencia se resquebrajaría y daría paso a una circulación de bajas atlánticas más fluidas a través de la Península.

Lo cierto es que la dorsal sahariana ya no parece presentar la vigorosidad de hace unas semanas, y podría vencerse de una vez por todas el bloqueo al que tiene sometido a la Europa suroccidental. El escenario que ahora mismo se plantea para nuestros intereses pasa por un aislamiento de altas presiones en la Europa meridional, que permitiría el paso de bajas desde el Atlántico por el norte peninsular, dejando en su acercamiento y transición norteña los primeros episodios de lluvia del otoño.

En el corto plazo, la tendencia que aún se dibuja es bastante estable, pero con el alivio en las temperaturas que todos ansiamos, yéndose las máximas por debajo de los 30 grados, descenso que se irá acentuando conforme avancen los días, pero con el dominio aún de los cielos despejados.

Eso, al menos, hasta el próximo 12 de octubre. Desde entonces comienza una batalla entre los diferentes centros de acción que se traduce en una gran incertidumbre de cara a lo que pueda ocurrir en los cielos peninsulares. La tendencia, al menos, es la de querer dibujar una segunda quincena de mes completamente diferente a lo que llevamos vivido. Las poderosas bajas que estos días azotan al Caribe condicionarían el estado del tiempo en esta parte del planeta para el siguiente fin de semana, pudiendo darse entre los días 14 y 18 próximos el primer episodio serio de lluvias sobre la Península. Pero eso aún está por definir.

De momento, despídanse del pantaloncito corto, que cada vez apetecerá menos, y vayan asimilando que en la segunda mitad de mes, si el Caribe se decide, pudiéramos saludar al otoño, quien sabe si ya para no dejarle escapar.

Más información, en el Twitter y el Facebook del Colectivo Meteofreak. Fuente: Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Etiquetas
stats