Una noche de fiesta desencadenó la pelea entre dos mujeres por unas fotos en Facebook

Las acusadas, en el banquillo | ÁLEX GALLEGOS

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba ha celebrado este jueves el juicio a dos mujeres acusadas de agredirse mutuamente a las puertas de un colegio de Córdoba tras iniciarse una discusión por la publicación de unas fotografías en la red social

Los hechos ocurrieron el 16 de febrero de 2017 a las puertas del centro escolar ubicado en Miralbaida. Ambas mujeres se encontraron y fue entonces cuando comenzó el forcejeo por el cual la acusada R. A. N. presentó un parte de lesiones por heridas en la cara y por un bocado en la pierna izquierda. Por su parte, la acusada A. I. A. presentó otro parte médico relativo a un traumatismo en los dientes.

Según han declarado las acusadas, se conocían del barrio y salían juntas ya que sus hijos acudían al mismo colegio. El 11 de febrero, ambas -junto a una tercera persona- salieron de fiesta. Al día siguiente, A. I. A. subió fotos a Facebook de aquella noche “como siempre” que salían, según ha declarado la acusada. Esto motivó, según su relato, que R. A. N la llamara al día siguiente con actitud amenazante, conversación que fue grabada y que ha aportado al juicio. Instantes después, ha proseguido, eliminó las fotos de Facebook.

Ha continuado añadiendo que el día que en que se produjo la pelea, el 16 de febrero, R. A. N. “se presentó en su lugar de trabajo” y le profirió insultos, hecho que la acusada ha negado que, a su vez, ha reconocido que llamó a A. I. A. para “verse y aclarar las cosas” ya que la desavenencias estaban afectando a los hijos de ambas. Finalmente, y según el testimonio de las procesadas, dicho encuentro no se llegó a producir aunque sí se vieron a la salida de sus hijos del colegio, momento en el que empezó la pelea.

Tanto R. A. N. como A. I. A. han mantenido versiones contradictorias sobre quién empezó la pelea y si las lesiones se produjeron con un objeto punzante o no. R. A. N. ha mantenido que las heridas se las produjo A. I. A. con una herramienta que ella misma vio y que ha relacionado con el trabajo de jardinera que A. I. A. desempeñaba en aquel momento, aunque A. I. A. ha alegado que sus labores sólo se ceñían ha recogida de basura y limpieza. Ambas han sostenido que la pelea fue presenciada “por todo el colegio” pero que nadie “ha querido acudir” como testigo.

Durante la vista oral también han declarado dos peritos que analizaron a ambas mujeres. Los dos médicos han asegurado, por un lado, que “es poco problable” que las heridas producidas en R. A. N. se deban a un objeto punzante y “sí podría ser compatible” con el uso de las uñas, extremo que ha mantenido la acusada A. I. A. Por otro lado, una segunda perito ha rechazado que las lesiones en los dientes de A. I. A. se produjeran por un traumatismo y sí por una “enfermedad odontológica que no se estaba tratando”.

La Fiscalía solicita para A. I. A. una pena de tres años de cárcel por presunto un delito de lesiones y para R. A. N. reclama una multa de dos meses con una cuota diaria de diez euros por un presunto delito de lesiones leve. Ambas defensas piden la libre absolución.

Etiquetas
stats