Las naves de Colecor reciben pujas en la subasta pública de hasta seis millones de euros

Entrada a la empresa Arenal 2000, en la antigua fábrica de Colecor | MADERO CUBERO

Si usted tiene seis millones y un euro en el bolsillo podría pujar, y hasta quedarse, con una de las joyas de la corona del antaño imperio de Rafael Gómez Sánchez, alias Sandokán: las antiguas naves de Colecor y cinco fincas más anexas entre las faldas de Sierra Morena y la carretera de Palma del Río, en un suelo que es de especial protección.

Según ha podido saber este periódico, la subasta pública abierta a instancias del Banco Santander ya ha recibido ofertas. La puja más alta es de seis millones de euros, menos de lo que pide la entidad financiera para dar por resarcidas parte de las deudas que mantiene con las empresas vinculadas a Rafael Gómez.

Esta deuda (y esta propiedad) es heredada para el Banco Santander. Cuando la entidad se quedó con el Banco Popular asumió también sus propiedades e hipotecas. Una de las prioridades del Santander siempre fue desprenderse de la mayor parte de ellas. Y en Córdoba, gran parte de su paquete estaba en el entorno de las empresas de Rafael Gómez.

La subasta de las naves de Colecor y cinco fincas más asociadas a las mismas estará abierta hasta el próximo 10 de diciembre. Hasta entonces pueden seguir llegando pujas. Las primeras no sobrepasan los seis millones, cuando el Santander busca lograr, al menos, 7,23 millones de euros. Según figura en el auto de subasta publicado por el Juzgado de Instrucción número 10 de Córdoba, con ese dinero el Santander pretende saldar un préstamo pendiente aún de unos seis millones de euros de capital, más los intereses ordinarios, de demora y los gastos asociados.

Ahora mismo, una docena de hipotecas por valor de más de 25 millones de euros y vinculadas con el Banco Popular pesan sobre las naves de Colecor, según consta en la nota simple del Registro de la Propiedad a la que ha tenido acceso este periódico. Entre las 33 cargas a las que está sujeta la propiedad, además de las hipotecas, destaca una anotación preventiva de embargo que supera los 69 millones de euros del juzgado de Instrucción 3 de Córdoba; otras dos anotaciones de embargo suponen más de dos millones que le reclama el mismo juzgado, por un lado, y alrededor de 170.000 euros que le pide el Ayuntamiento, por otro. Finalmente, destaca la incoación del expediente de disciplina urbanística que le impuso el Ayuntamiento y que derivó en la multa ya referida.

Eso sí, todas estas cargas desaparecerían una vez que se produzca la subasta. El resto de deudores no cobraría nada. Uno de ellos es el Ayuntamiento de Córdoba, que impuso la considerada como mayor multa urbanística de España, que no se cobrará.

https://cordopolis.es/2020/11/16/subastan-parte-del-terreno-en-el-que-se-ubican-las-antiguas-naves-de-colecor/

Etiquetas
stats