El Primero de Mayo se parte en tres

Manifestación del Primero de Mayo en el Paseo de la Victoria | MADERO CUBERO
Baja la afluencia a la manifestación por el día de los trabajadores, que se divide en tres partes con la protesta oficial, una nutrida presencia en medio de Stop Desahucios y una marcha alternativa al final

En tiempos de convergencia, el movimiento obrero parece más dividido que nunca, al menos en Córdoba. La manifestación del Primero de Mayo se ha partido en tres, en una protesta en la que ha habido menos afluencia que en años anteriores. Así, a las 11:00 pasadas salía la manifestación "oficial", la convocada por los sindicatos CCOO y UGT que este año estaba liderada por su responsables regionales, Francisco Carbonero y Carmen Castilla. Justo en la rotonda del Paseo de la Victoria esperaba Stop Desahucios, en la protesta más ruidosa de las tres. A los activistas de Stop Desahucios se le unieron los Yayoflautas y Equo, formando una segunda manifestación con entidad propia. Detrás y poco antes de las 12:00 partía la tercera protesta, la "alternativa", convocada por los sindicatos CNT, CTA, CGT, Ustea o SAT, y apoyada también por Podemos.

Aunque la manifestación ocupaba todo el Paseo de la Victoria, la asistencia a la misma se resintió, dibujando grandes distancias entre las tres. La más numerosa, la protesta oficial. En cabeza, Francisco Carbonero y María Castilla, junto a los responsables provinciales de CCOO y UGT. En la misma, militantes y cargos públicos del PSOE (faltó el presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, y la consejera de Cultura, Rosa Aguilar) con la alcaldesa Isabel Ambrosio y de Izquierda Unida y el PCE, con la presencia de José Luis Centella.

En la misma protesta oficial, curiosamente, y a unos metros de distancia de los concejales del equipo de gobierno del Ayuntamiento se hacían notar de manera importante los trabajadores de Cosmos, que además de portar pancarta propia iban repartiendo propaganda a favor de la valorización de residuos en la fábrica durante toda la marcha.

Los más activos, la protesta de Stop Desahucios. Al principio de la marcha y sobre la rotonda del Paseo de la Victoria coreaban sus habituales eslóganes. Sus activistas dejaron pasar a la marcha oficial para iniciar su marcha, a la que se unieron los yayoflautas y también se incorporaron militantes de Equo, que habitualmente habían ocupado su sitio en la manifestación alternativa. A mitad de manifestación, en el Paseo de la Victoria, se incorporó un bloque de estudiantes a esta protesta, haciendo muy visible que en lugar de dos protestas había tres.

Más atrás, y en último lugar, la protesta alternativa, que estaba apoyada por Podemos (con el parlamentario andaluz David Moscoso) además de por militantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Además, CNT, CTA, Ustea o la CGT engrosaban esta marcha, que también era menos numerosa a la de años anteriores, donde poco a poco iba ganando presencia.

Antes de la marcha, los líderes regionales de CCOO y UGT comparecieron ante la prensa. En sus discursos, Carbonero y Castilla coincidieron en hablar de "fracaso de la clase política" a ojos de los trabajadores por no haber podido pactar un Gobierno o obligar al país a repetir elecciones generales el próximo 26 de junio. "Es muy probable que la ciudadanía se vaya a la abstención", dijo Carbonero, en un tono mucho más mitinero que Carmen Castilla.

La líder de UGT aseguró que esperarán al nuevo gobierno y ver si finalmente se sienta a negociar con los sindicatos. De lo contrario, plantearán movilizaciones y probablemente una nueva huelga general. Además, hizo un llamamiento a retomar la "negociación colectiva" en administraciones y sobre todo en empresas, donde dijo que deben volver a firmarse convenios que protejan a los trabajadores.

Etiquetas
stats