La marmota dicta sentencia: anticiclón para largo

Turistas por la Judería de Córdoba | PEDRO NARGÁNEZ

Escuchar 'I got you babe' de Sonny & Cher transporta irremediablemente a una escena, la de un soñoliento Bill Murray aporreando un radio-despertador en una insistente repetición de una de las fechas más señaladas de la meteorología popular norteamericana, la del Día de la Marmota. En 1993 Harold Ramis internacionalizaba un evento folclórico comparable al patriótico de las cabañuelas. Cero sustancia científica, cien por cien de performance televisiva. Folclore rural binario, uno o cero, bien o mal, invierno o primavera. Puro azar al cincuenta por ciento de error, también de acierto, para adelantar o retrasar el final del invierno. Phil, la marmota, no vio este año su sombra, lo que vaticina una primavera adelantada, y que al menos en Córdoba y su entorno, y para estas dos primeras semanas de febrero, parece querer cumplirse.

Tiempo anticiclónico y vuelta al contraste entre máximas y mínimas

Tras las generosas lluvias del pasado viernes, la atmósfera se estabilizó y limpió de nubes rápidamente durante la jornada del sábado, hasta dejar paso a un domingo con aroma a primavera que quiere convertirse en el sabor predominante de buena parte de febrero. Una estabilización que va a tener continuidad, mucha continuidad, tanto en la semana que comienza como en la que está por venir, febrero apunta a seco y eso no es buena noticia.

Pasada la vaguada y su descarga de aire frío de origen polar, que llegó incluso a blanquear el techo de la provincia, las altas presiones vuelven a ganar la batalla del invierno en el Atlántico Norte, tomando dominio de la península Ibérica en un 'panzamiento' del anticiclón de las Azores sobre nuestro territorio. Estabilidad asegurada para toda la semana y más allá. Los modelos dibujan el centro de las altas presiones sobre la Península 'sine die', una configuración propicia para volver al fuerte contraste de temperaturas entre máximas y mínimas, y que adentrándonos ya en febrero empieza a adquirir ciertos tintes primaverales.

Un contraste que volverá hacerse notar en la provincia, con mínimas que volverán a ser frías o incluso heladoras en zonas de valle y meseta del norte, y máximas apuntando a la barrera de los 20 °C. Notable amplitud térmica para una semana sin lluvia en el horizonte, y donde la tónica dominante será la de la absoluta estabilidad meteorológica, con la probable presencia de nieblas o brumas matinales en la segunda mitad de la semana.

Esperemos que la marmota no haya sabido interpretar, que como el año pasado, lo mejor está por venir.

Puede seguir a Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats