Los diseñadores de moda españoles Lorenzo Caprile y Palomo Spain, han colocado este domingo dos macetas con los colores de la bandera arcoíris y trans en el patio de San Basilio número 44 en un gesto que ha servido de cierre de la programación organizada con motivo del Orgullo 2021 en Córdoba.

"Espero que no se quede solo en un símbolo, que se ponga en práctica y Córdoba siga a la cabeza en tolerar, en comprender y en aceptar y, sobre todo, en dejar que cada uno viva y deje vivir", ha dicho Caprile a los periodistas, antes de añadir que la "regla universal" de actos como éste y de celebraciones como la del orgullo es "no hacer daño al próximo".

Caprile y Palomo venían de Posadas, donde han pasado la jornada del sábado antes de participar en el acto de este mediodía, orquestado por la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Córdoba, Isabel Albás. Caprile ha reconocido que, tras un año "espantoso para todos", es buen momento para "jugar, divertirnos y vivir la vida" -cosas que reivindica la Fiesta del Orgullo LGTBI-.

En cualquier caso, ha deseado que llegue el día en que no haya que celebrar nada, pues significará que "habremos llegado a la normalidad".

Lorenzo Caprile ha aprovechado para piropear a Palomo, empezando por reivindicar el look que ha escogido para este domingo, cedido por el diseñador cordobés. "Palomo hace lo que hay que hacer, que es coger lo bueno de la tradición y lo bueno de la modernidad. Hay quien hace lo contrario, se queda con lo malo de la tradición y lo malo del progreso, y hasta aquí puedo leer", ha afirmado.

Por su parte, Palomo ha recogido el guante y ha afirmado que "la magia es que sepamos vivir de las raíces y la cultura, pero sepamos proyectarlas hacia un futuro precioso". "Córdoba está totalmente preparada para eso", ha manifestado.

El modisto cordobés ha reconocido su felicidad al ver que Córdoba se involucra en temas de inclusión, una cuestión que está muy presente en su trabajo.

Etiquetas
Etiquetas
Publicado el
4 de julio de 2021 - 14:17 h