Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

J. M. Ayala

0

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, ha defendido este lunes “mantener vivo” el recuerdo de las dos policías locales María de los Ángeles García y María Soledad Muñoz, asesinadas el día 18 de diciembre de 1996 tras un atraco en un banco de la capital, a la vez que el guardia jurado Manuel Castaño resultó tiroteado en los hechos dejando secuelas en su cuerpo.

El regidor ha asistido al homenaje con cinco minutos de silencio por las dos agentes en el monolito de Llanos del Pretorio, acompañado por familiares, el teniente de alcalde delegado de Seguridad, Miguel Ángel Torrico, y el jefe de la Policía Local, Antonio Serrano, junto al entonces alcalde de la ciudad, Rafael Merino, concejales de todos los grupos políticos, representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tanto Policía Nacional, con su comisaria principal, Dolores Sánchez, como la Guardia Civil, con el coronel jefe de la Comandancia, Ramón María Clemente, y el inspector jefe de la Unidad del Cuerpo Nacional de Policía adscrita a la Comunidad Autónoma Andaluza, Pedro Pablo González, así como agentes en activo y jubilados.

En declaraciones a los periodistas, el primer edil ha señalado que este lunes “hace 27 años que asesinaron en este mismo lugar a Maria de los Ángeles y a María Soledad y una vez más toda la ciudad se vuelca en su recuerdo y en su homenaje a dos mujeres policías”, precisando que “Córdoba fue la primera ciudad que tuvo mujeres policías locales en toda España y desgraciadamente también fue la primera que perdió a dos de ellas en acto de servicio”.

Al respecto, el alcalde ha agradecido “primero a ellas y a toda la Policía Local la labor que hacen siempre, que llega hasta el punto, como en este caso, de dar su vida por la defensa y la seguridad de todos”.

Según ha remarcado Bellido, “nuestro deber es mantener vivo el recuerdo, porque esto forma parte de una desgraciada historia, pero de la historia de la ciudad, y no se puede olvidar”, a lo que ha agregado que “cada ciudad tiene sus propias historias y vivencias”, rememorando que “1996 fue un año difícil, muy complicado”, y en el que “desgraciadamente antes de acabar el año se produjo el atraco al Banco Santander con el asesinato de las dos policías locales”.

Asimismo, ha enfatizado que “es deber de todos transmitir lo que ocurrió a las siguientes generaciones, que no se olvide lo que pasó en esta ciudad, que hubo dos policías locales que dieron su vida por todo, y que desgraciadamente hay que seguir en alerta ante situaciones como esta”.

“Viven con nosotros”

Mientras, el jefe de la Policía Local ha asegurado que “todos los días” se acuerdan de las compañeras Marisol y Mari Ángeles. “En el corazón, las tenemos con nosotros, viven con nosotros, en nuestros servicios que realizamos, aunque no estén físicamente”, ha expresado.

Además, ha subrayado que “han pasado 27 años y, pasen los que pasen, el Cuerpo de Policía Local recordará día tras día, año tras año, a nuestras compañeras, que fueron las primeras mujeres que murieron asesinadas de Policía Local en España”, y espera que “sean las últimas”.

Los hechos

En concreto, el suceso se registró sobre las 8:50 de un día como hoy hace 27 años a la altura de la Ermita del Pretorio, donde las dos agentes de la Policía Local fallecieron tras ser tiroteadas en una persecución a un turismo de color blanco. Las agentes perseguían a los dos autores de un atraco en una sucursal del Banco Santander junto a la Plaza de las Tendillas, que se produjo sobre las 8:30.

Minutos después, ya se registraron disparos a la altura de la calle Los Omeyas entre los atracadores y la Policía Local, donde hubo cuatro heridos, entre ellos el guardia jurado Manuel Castaño, que utilizaron como rehén.

Con posterioridad, el tiroteo continuó en la zona adyacente, a la altura de la Ermita del Pretorio, donde un coche de la Policía Local pretendía interceptar el turismo en el que huían los atracadores. En ese momento, uno de los atracadores descendió del vehículo y, de pie, junto al coche patrulla de la Policía Local, ametralló a las agentes a quemarropa. De hecho, las dos agentes ni siquiera tuvieron tiempo de descender del coche patrulla.

El Ayuntamiento entregó en 2013 a título póstumo a las dos agentes la Cruz del Mérito Profesional, en su modalidad de primera categoría y con distintivo rojo, recogidas por el hermano de María Soledad y el hijo de María de los Ángeles. También estuvo presente en el acto el guardia de seguridad que resultó herido en el suceso.

Etiquetas
Etiquetas
stats