¿Un julio sin 40 °C en Córdoba?

Un socorrista, en una piscina | MADERO CUBERO

Quince días han transcurrido ya de julio, quince días sin haber alcanzado los 40 °C en la estación meteorológica del Aeropuerto de Córdoba. Primera quincena del temido julio cordobés, donde el mayor registro se corresponde con los escuálidos 38.7 °C del pasado 9 de julio. Más de dos semanas que suman ya dos máximas por debajo de los 30 °C y una media de las máximas de tan sólo 34 °C. Los 26 °C de temperatura media que llevamos registrados en Córdoba Aeropuerto en la primera quincena de julio sitúan al mes, por el momento, como el más fresco desde 1997. Una alegría que quiere perdurar en el tiempo. ¿La razón? Un anticiclón anormalmente débil.

Oleada de vaguadas atlánticas

Desde que diese comienzo el verano climatológico allá por el ya lejano 1 de junio, la configuración en el Atlántico Norte ha estado caracterizada por la debilidad del anticiclón de las Azores, que a duras penas ha resistido las embestidas de bajas y vaguadas que en las cercanías al continente europeo han conseguido romper el tradicional bloqueo estival. Las bajas, si bien no han venido acompañadas de sistemas frontales, sí que han servido para mantener a raya a la dorsal cálida norte-africana, una suerte de regalo inesperado que ha dejado a la mitad occidental peninsular bajo dominio del influjo oceánico.

La traducción en superficie, más allá de los datos climáticos de temperatura media, puede sentirla cada cordobés por cada día de la semana que ve pasar sin encender el aire acondicionado. Influencia oceánica valle adentro del Guadalquivir, que además de en las temperaturas ha querido dejar huella en la elevada, y casi impropia, humedad relativa que estos días hemos tenido en toda nuestra geografía. La componente O-SO del viento en capas bajas y medias, ha ayudado a encarrilar la humedad atlántica por todo el valle, regalándonos mañanas de brumas y nubes bajas más propias del litoral.

Alternancia de días frescos y cálidos al paso de vaguadas

Y esa misma tónica, de descuelgue de bajas y paso de vaguadas es la que quiere seguir acompañando a la península Ibérica hasta que termine el mes de julio. Los grandes modelos al menos así lo dibujan, siguiendo la inercia de la primera mitad del verano, con paso intermitente de bajas atlánticas al oeste peninsular, que según posición y día limitarán al este y sureste peninsular la avanzadilla de la dorsal sahariana.

Una lucha de centros de acción meteorológicos que tendrá a nuestra provincia, una vez más, en zona fronteriza. Lo que alternará los días casi frescos y relativamente llevaderos con otros de mayor crudeza estival. Rigor contenido, que a duras penas verá alcanzar los 38 °C durante la semana. Si bien hoy lunes la isoterma prevista en el nivel de los 850 hPa (unos 1500 metros de altitud) es de +10 °C durante la mañana, esta será sustituida rápidamente por la iso +24 °C para la tarde del martes. Un gradiente de catorce grados en poco más de 24 horas, que llevarán las máximas desde el entorno de los 33 °C previstos para hoy, a los 38 °C previstos para la tarde de mañana.

Un vaivén en las temperaturas que tendrá continuidad durante el resto de la semana con la sucesión de vaguadas atlánticas por el noroeste peninsular, y que verán oscilar las máximas en la franja de los 34/38 °C hasta el próximo domingo. Alternancia que se notará de igual modo en las mínimas aunque con menor oscilación, debiendo quedarse las temperaturas en la horquilla entre los 16 y 18 °C. Un sueño al que no estamos acostumbrados, y del que no queremos despertar.

Puede seguir al tanto del tiempo y el clima en el Facebook y el Twitter de Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats