Iznájar empieza a desembalsar ante la previsión de fuertes lluvias

.
La Confederación abre una de las compuertas del pantano más grande de Andalucía, junto al de Yeguas y Vadomojón, para recuperar los resguardos de seguridad

Desde hoy, el pantano más grande de Andalucía ha comenzado a desembalsar de una forma controlada ante la previsión de fuertes lluvias para los próximos días. A las 20.00 de hoy, Iznájar estaba aportando un caudal de 29 metros cúbicos por segundo al río Genil. Según han confirmado fuentes de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), se ha procedido a la apertura de una de las compuertas para que este gigantesco embalse recupere el resguardo de seguridad ante la llegada de importantes lluvias a la zona y para evitar riesgos mayores. Actualmente, Iznájar ha superado el 90% de su capacidad y en su interior retiene ya 885 hectómetros cúbicos de agua, la mayor reserva de agua de toda Andalucía. Iznájar se nutre principalmente de las comarcas granadinas sobre las que está previsto que caiga una intensa nevada.

Además de Iznájar, la Confederación ha abierto también compuertas en Vadomojón y en Yeguas. El objetivo es el mismo que en Iznájar, recuperar el margen de seguridad para afrontar con tranquilidad la llegada de intensas lluvias, informan desde este organismo estatal. El aporte de Vadomojón (que vierte su agua sobre el río Guadajoz) es de mas de 20 metros cúbicos por segundo, mientras que en Yeguas es de 14 metros cúbicos por segundo. En la provincia de Jaén también hay pantanos abiertos de una forma controlada y para intentar recuperar el resguardo de seguridad antes de la llegada de las lluvias intensas. En este caso, el pantano del Tranco de Beas también está desembalsando cerca de 20 metros cúbicos segundo. El Giribaile, sin embargo, es el que más agua desprende, con algo más de 30 metros cúbicos.

De momento, estos desembalses no están provocando ninguna crecida del Guadalquivir ni del Genil, y no está previsto que ocurra en las próximas horas. El Guadalquivir alcanza una altura de dos metros y medio en Alcolea, muy lejos aún de los niveles de emergencia.

Etiquetas
stats