¿Dónde ingresamos la asignación municipal a UCOR?

Gómez y Baquerín, en el salón de plenos municipal | MADERO CUBERO
La cuenta en la que se abonaban las retribuciones del grupo lleva meses sin recibir las cantidades ante la reclamación de uno de sus titulares: Carlos Baquerín | La cantidad mensual roza los 5.000 euros

Las aguas siguen bajando revueltas en Unión Cordobesa. En realidad nunca han estado tranquilas y aunque los cruces de declaraciones hayan pasado a un segundo plano, la 'guerra fría' continúa y, esta vez, atañe a la cuestión económica, quizás la que más duele. Desde hace meses, casi medio año según las fuentes consultadas, Unión Cordobesa no percibe las asignaciones municipales que le corresponden por concejal y que, en este caso, sumarían cerca de 5.000 euros al mes (poco más de 950 por concejal).

¿Cuál es el motivo? Como no, el enfrentamiento entre Rafael Gómez y Carlos Baquerín, números 1 y 2 de la lista de Unión Cordobesa. Para explicar el caso hay que remontarse al año pasado cuando Baquerín denuncia públicamente que se ha sacado dinero, sin su conocimiento, de la cuenta bancaria en la que se ingresa la asignación municipal de UCOR - destinada a los gastos del grupo y que se calcula en función del número de concejales-.

El asunto no se queda en una mera rueda de prensa, sino que acaba en una denuncia ante la Fiscalía,  que archiva el caso. Hasta aquí los precedentes. Pero Baquerín no se queda ahí y, tiempo después, acude a la entidad bancaria en la que se realizan los ingresos y le comunican que han cambiado las condiciones relativas a la cuenta y que él ya no puede disponer de las cantidades a las que como cotitular de la cuenta tenía derecho lo que provoca la queja del concejal.

¿Qué sucede a partir de ese momento? Pues que en el banco no quieren problemas y se ponen en contacto con la otra parte (los concejales afines a Gómez) y, vistos los hechos, se decide que, mientras persista el problema, no se van a autorizar operaciones ni de ingresos ni de reintegros en la citada cuenta que, a efectos prácticos, queda bloqueada para las asignaciones municipales. De esto han pasado casi cinco meses y, por el momento, nada se sabe de la nueva cuenta de UCOR.

El problema es que el dinero tiene que salir de las arcas municipales, tanto a efectos prácticos como contables, pero, como concejal, Carlos Baquerín tiene todo el derecho a figurar como titular en cualquier cuenta bancaria vinculada al grupo municipal al que pertenece. ¿La solución? En estos momentos se estudia y se contemplan todas las opciones, incluida la de cuentas separadas para unos otros.

Sea como fuere, el dinero está ahí y no tiene cuenta bancaria en la que ingresarlo. La suma ya ronda los 25.000 euros y, por el momento, sigue parada; lo mismo que la solución a la crisis interna en Unión Cordobesa, que ya va para tres años y medio.

Etiquetas
stats