La Guarda Civil incauta 31 kilos de cocaína de alta pureza

.
Se han desmantelado dos laboratorios de cocaína en Gandia y varios puntos de venta de droga en Córdoba

La Guardia Civil ha detenido a siete personas por tráfico de drogas en Córdoba y Valencia. Se han desmantelado dos laboratorios de corte y adulteración de cocaína y cuatro puntos de venta de droga, uno de ellos ubicado en un club de alterne de la capital cordobesa. Se han intervenido 31,300 kilos de cocaína de gran pureza y más de 50 de sustancias precursoras y de corte, así como 436.280 euros producto de la venta del estupefaciente, junto a un revólver del calibre 38 con la numeración limada y con munición. Además, se ha hallado gran cantidad de útiles para la confección de papelinas, numerosos teléfonos móviles de última generación y los cuatro vehículos con que contaba la organización delictiva. La operación se ha llamado Prusia

Los detenidos son de nacionalidad colombiana, paraguaya y española. Las investigaciones han permitido desarticular una organización internacional que distribuía cocaína desde tres viviendas en Gandia (Valencia) y que utilizaba cuatro puntos de venta para la distribución en Córdoba, uno de ellos en el club de alterne y los otros tres en distintos domicilios. Esta organización contaba con personas que llevaban a cabo la distribución y venta de la cocaína de forma itinerante, desplazándose por diferentes discotecas, bares y cafeterías.

La operación nace en el marco de las investigaciones contra el narcotráfico que lleva la Guardia Civil, en la que aparece vinculada una persona que podía estar dedicándose a distribuir cocaína en la provincia de Córdoba, persona que, con el avance de las investigaciones resultó ser uno de los responsables de la organización delictiva. El jefe, unto con otra persona de nacionalidad colombiana residente en Córdoba, distribuían la cocaína introducida en España por la organización, a lo largo de toda Andalucía. En este punto de la investigación, se activaron los dispositivos pertinentes para comprobar las sospechas e identificar a las personas que podían estar integradas en la red de distribución de drogas.

A principios del mes de julio del pasado año, la Guardia Civil detuvo al conductor del vehículo que realizaba el transporte de casi 6 kilos y medio de cocaína de gran pureza, desde Madrid hacia Córdoba. El coche circulaba por la autovía A4 con dirección Andalucía, a la altura de la localidad jienense de Bailén.

Se pudo averiguar que uno de los miembros de la organización había fijado su residencia en Córdoba tratando de ocultarse ante la desarticulación por la Guardia Civil de la cúpula de su organización criminal en diversas localidades madrileñas. Pretendía introducir en la provincia andaluza importantes cantidades de cocaína procedente de Colombia, la cual era adulterada en los laboratorios de Valencia y distribuida "al menudeo" en las provincias valenciana y cordobesa.

En los primeros días del pasado mes de octubre se pudo localizar en un polígono industrial a las afueras de la capital cordobesa a uno de los sospechosos de pertenecer a la organización criminal que se estaba investigando, un ciudadano de nacionalidad colombiana que había fijado recientemente su residencia en nuestra capital. Al sospechar que pudiera estar tratando de realizar alguna transacción de drogas se procedió en aquel mismo momento a su detención y, si bien en aquella ocasión no pudo intervenirse cantidad alguna de droga, sí se le incautó una pistola con dos cargadores y munición.

El grupo estaba perfectamente estructurado en tres escalones: un primer escalón en el que se encontraba un colombiano que realizaba frecuentes viajes a Colombia con el objeto de adquirir y organizar los transportes de la droga desde Colombia a España, que era auxiliado por otro responsable de la organización, ambos residentes en la localidad valenciana de Gandia.

Éstos proveían al segundo escalón de la organización integrado por personas de toda confianza de los anteriores, básicamente personas de su propia familia, quienes eran los encargados de trasportar la cocaína a Córdoba ya cortada y preparada para su distribución. El tercer escalón de la organización delictiva, compuesto por los detenidos en Córdoba, L.A.O.P. y E.M.R., ambos de nacionalidad colombiana, y M.V.C., de nacionalidad española, se encargaba de la venta de la cocaína "al menudeo" en esa provincia.

El pasado día 11 de enero, el Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil de Córdoba detectó que el grupo de narcotraficantes había recibido en Gandia un importante envío de cocaína cuyo destino final era Córdoba. Tras establecer los correspondientes dispositivos de vigilancia sobre las viviendas habitualmente utilizadas por los narcotraficantes, con el apoyo de la Guardia Civil de Valencia, se procedió de manera simultánea a la entrada y registro de los tres domicilios ubicados en Gandia y los cuatro situados en Córdoba, al mismo tiempo que se iba procediendo a la detención de los seis de los integrantes de la organización de narcotraficantes, siendo detenidos en Gandia F.R.V.V., B.C.M.P. y G.E.M.P. y en Córdoba L.A.O.P., M.V.C. y E.M.R.

Se ha podido constatar que la organización, además de realizar labores de adquisición y distribución de cocaína, realizaba labores de búsqueda principalmente de mujeres para que realizasen viajes a Sudamérica con el fin de sacar de España el dinero procedente del narcotráfico.

La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Etiquetas
stats