Ganemos: crónica de una ‘cuasi’ ruptura anunciada

Rafael Blázquez, Isabel Ambrosio y Pedro García, tras firmar el acuerdo de investidura | TONI BLANCO

Cuando este miércoles los responsables de Ganemos Córdoba se sentaban para denunciar públicamente el incumplimiento de dos tercios de las medidas que acordaron en el pacto de investidura para apoyar en la Alcaldía a Isabel Ambrosio y el gobierno municipal de PSOE e IU, un periodista recordaba que ya sumaban más de media docena de ocasiones en estos tres años de mandato en las que la agrupación de lectores había denunciado que los socios de gobierno no cumplían con lo pactado.

En este tiempo, su evaluación del cumplimiento de las 51 medidas acordadas con PSOE e IU es que apenas llega a un tercio de ellas, que otro tercio se han desarrollado insuficientemente y que el resto ni se ha tocado. Este resultado ha hecho que -tampoco por primera vez- se cuestionara a Ganemos sobre la posible ruptura del acuerdo con los partidos del gobierno municipal. ¿Si PSOE e IU no han cumplido lo que Ganemos firmó con ellos, van a seguir unidos a tres bandas en ese pacto?

La respuesta de Ganemos ha vuelto a ser la misma que en las anteriores veces: no romper, denunciar el incumplimiento y seguir reclamando diálogo para que se lleven a cabo los acuerdos. Y si bien no parece que la ruptura se vaya a rubricar, esta vez el número de incumplimientos contabilizados y las declaraciones que los han acompañado en estos tres años sí ponen de manifiesto el distanciamiento en el día a día.

Es el resultado de la encrucijada que Ganemos eligió tras las pasadas elecciones y de cómo PSOE e IU han conducido esa situación: mantenerse en la oposición pero intentar marcar las políticas del gobierno local; no gobernar pero hacer valer los votos de sus cuatro concejales para la mayoría del Pleno que necesitarían PSOE e IU para sacar adelante sus políticas. El resultado, como desde Ganemos se evidencia, no ha sido todo lo positivo que esperaban.

Y ahora, ¿qué? Llegados a este punto de incumplimiento del acuerdo de gobernabilidad, Ganemos vuelve a tener que hacer equilibrios en un momento, además, importante del calendario electoral, a solo nueve meses de la próxima cita local con las urnas.

Romper con PSOE e IU ahora abocaría a que se les culpara de la ingobernabilidad del Ayuntamiento en este último tramo del mandato, y dejar paso a una moción de censura es un escenario que “nunca se ha planteado”, aducen, porque como el propio Rafael Blázquez señalaba, “sería ir de Guatemala a Guatepeor” en su opinión.

Ruptura vs confluencia

Además, sería complicado explicar en estos momentos una ruptura con IU en el Ayuntamiento al mismo tiempo que se intenta llegar a una confluencia con esta fuerza política y otras del arco de la izquierda de cara a las próximas elecciones municipales.

En ese estrecho margen, desde Ganemos aducen que su “herramienta” ha sido y es la protesta, la denuncia cuando los acuerdos no se cumplen. “Que el  acuerdo de investidura se haya incumplido no es un problema para Ganemos, es una oportunidad perdida para la ciudad de Córdoba”, aducen y echan en cara al gobierno municipal lo que, a su juicio, han sido sus lagunas en este tiempo: “Ha faltado visión, voluntad política, diálogo y coordinación, cumplir y hacer”.

Con todo, desde Ganemos advierten que no van a dejar de utilizar esa “herramienta” frente a PSOE e IU:  “Lo hemos denunciado antes y creemos que nos va a tocar seguir denunciando” incumplimientos, auguraba Blázquez, en un tiempo en el que de nuevo deberán conjugar su papel en la oposición con un periodo crucial para apoyar o no, aprobar o no, las ordenanzas y los presupuestos municipales para 2019.

Es el planteamiento en el inicio del nuevo curso político donde, a partir de ahora, en los meses que quedan por delante, se deberán dibujar las posiciones definitivas que se toman en Capitulares y fuera del Ayuntamiento, en la sede de cada partido, de cara a las elecciones.

Etiquetas
stats