Una familia pide una casa para dejar de vivir en una cochera

Detalle de una de las pintadas que denuncia una casa vacía | MANUEL J. ALBERT
El alcalde de la localidad egabrense le prometió una vivienda antes de las elecciones municipales | El protocolo establece que es el Ayuntamiento quien propone a la familia beneficiaria

Una familia de Cabra, con dos niños de seis y diez años, lleva un año y medio viviendo en una cochera. Antes de las elecciones municipales, el alcalde del municipio, Fernando Priego Chacón (PP), les prometió una casa en el momento en que alguna se quedara vacía. Pero esa promesa no se ha cumplido. Para Stop Desahucios Cabra, este caso es un claro ejemplo de "racismo" ya que la familia es de etnia gitana.

El matrimonio está en paro desde que comenzó la crisis y, aunque recurrió al Ayuntamiento para recibir una ayuda a la vivienda, tuvo que abandonar su casa ante los impagos. El siguiente paso fue el alquiler, pero pronto se tuvieron que ir de la vivienda ante la imposibilidad de hacer frente a esos gastos. Ante esta situación, el abuelo de los pequeños cedió a la familia la cochera de la que dispone. Pero esa situación está pasando factura a los niños. "Está llena de humedades y los menores son asmáticos crónicos, por lo que su familia tiene que ir al médico continuamente", cuentan desde la plataforma.

Actualmente, Cabra cuenta con dos casas vacías, propiedad de la Junta de Andalucía, "quien no tiene ningún problema en que una de ellas sea cedida a esta familia", explican desde la plataforma. Sin embargo, el protocolo establece que es el Ayuntamiento quien propone a la familia destinataria de la vivienda. Después es la Junta quien pone en marcha la cesión de la casa. Para ello, la familia debe reunir los requisitos básicos de falta de recursos económicos y, sobre todo, falta de vivienda.

Sin embargo, en un informe social realizado por un trabajador del Ayuntamiento egabrense consta q ue esta familia sí tiene en su poder una casa de dos plantas. "Eso no es verdad. Si fuera así, no estaríamos aquí luchando por una vivienda para ellos". Ante ese hecho, tanto la familia como la plataforma pidieron leer ese informe, "pero desde el Ayuntamiento nos lo niegan". Además, desde la plataforma cuentan que "fue el dirigente andalucista José Luis Osuna quién obligó a la trabajadora social a ir a conocer la situación porque ella decía que le daba igual cómo vivieran".

La familia recibe la ayuda de Cáritas y del colegio donde estudian los pequeños. Desde el Ayuntamiento le "niegan un trabajo y hace mes y medio pedimos una reunión con el alcalde y tampoco nos la han dado", cuentan desde la plataforma. "Si esto no se soluciona, la segunda opción será entrar a la fuerza en alguna de las dos casas. No podemos consentir que esto siga así y que los niños sigan empeorando", explican desde la asociación.

Etiquetas
stats