Entre la Edad Media y la antigua Roma

Mercado Romano en Córdoba | TONI BLANCO
[vimeo id=“84983649” width=“620” height=“349”]
Córdoba estrena en la margen izquierda del Guadalquivir el anteriormente llamado Mercado Medieval ahora inspirado bajo el mismo formato en el Imperio Romano

Un zancudo disfrazado de sátiro asusta a las niñas a escobazos, que huyen despavoridas. En su carrera, a punto están de chocar contra una cuadriga que a lo Ben-Hur alcanza, en mitad de un ruido inmenso, las inmediaciones de la Torre de la Calahorra. Cerca, tres cordubensis vestidos de legionarios escoltan al alcalde accidental, José María Bellido, mientras corta la cinta inaugural antes de darse un paseo por lo anteriormente conocido como Mercado Medieval y hoy llamado Mercado Romano que estrena ubicación, en la margen izquierda del Guadalquivir.

El Mercado Medieval ya no es de la Edad Media, pero está a medio camino de convertirse en romano. Donde antes había un posadero vestido con ropajes más propios del siglo XII, ahora había un tabernero ataviado con una extraña toga. Sin embargo, y a pesar de la cantidad de espectáculos de corte romano que inundan la margen izquierda del río, la mayoría de los locales tienen aún un aroma medieval evidente: teterías, carnes a la brasa, jaimas y música celta.

Este año, el Mercado Romano se configura como una especie de transición hacia lo que el Ayuntamiento de Córdoba pretende convertir como la primera gran cita popular del año: consolidar en la zona sur de la ciudad un fin de semana repleto de actividades que tenga capacidad para crecer y descongestionar la plaza de la Corredera y su entorno. La concejal de Tradiciones Populares, Amelia Caracuel, resumió estos dos objetivos. Por un lado, se opta por salir de la Corredera “por motivos de seguridad” ante la masificación que se producía todos los años y por otro lado confía en que este año el Mercado Romano tenga muchas más visitas que el Mercado Medieval del año pasado.

Para ello, el Consistorio ha habilitado espacio para un total de 130 establecimientos en los que hay de todo (si vienen buscando lo que antes había en el Mercado Medieval lo volverán a encontrar) pero al que se le ha añadido una especie de poblado romano con una novedad que hace las delicias de los más pequeños: paseos en burro a tres euros. Además, el Ayuntamiento destaca que el Mercado Romano está más abierto los ciudadanos de la provincia, por las posibilidades de aparcamiento de la zona.

Sin embargo, no todo el mundo está contento con el cambio. La recién constituida asociación de vecinos y comerciantes de la plaza de la Corredera celebró anoche una asamblea y esta mañana una rueda de prensa para criticar la decisión municipal de llevarse una actividad del entorno que llenaba bares y negocios. Esta mañana, Luis Paniagua, portavoz de este colectivo, ha denunciado el traslado y ha asegurado que ha sido “la gota que ha colmado el vaso” para evidenciar “el abandono de la Corredera por parte del Ayuntamiento”. Los vecinos y comerciantes han anunciado protestas aunque a estas alturas poco pueden hacer ante un mercado que ya está funcionando en la margen izquierda del Guadalquivir.

Etiquetas
stats