Córdoba no cumple aún ni uno de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030

Vista aérea de la ciudad de Córdoba | TONI BLANCO

La ciudad de Córdoba no cumple aún ni uno de los 17 objetivos de desarrollo sostenible marcados en la Agenda 2030 de la ONU. En el año 2015, la asamblea general de la ONU aprobó un plan de acción para lograr la erradicación de la pobreza y mejorar la vida de las ciudades. Esos 17 objetivos tienen a su vez 169 metas. La ciudad de Córdoba, de momento, no cumple ni uno, según un reciente informe de la Red Española para el Desarrollo Sostenible sobre una centenar de ciudades españolas.

En algunos, la ciudad mejora o está incluso por encima de la media imundial. En otros, figura en unos puestos bastante bajos para su tamaño, según detalla el informe, basado en un cruce de datos a nivel nacional. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados universalmente por los gobiernos del mundo, establecen un marco de referencia para la acción en el desarrollo económico, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental.

Córdoba logra su mejor resultado en el punto 17, referido a la alianza internacional con otros municipios y partes del mundo para lograr los objetivos. Sin embargo, suspende en el que parece más importante: el trabajo decente y el crecimiento económico. Un Producto Interior Bruto (PIB) muy bajo, una alta tasa de desempleo y una alta tasa de parados de larga duración convierten a éste en el gran objetivo de desarrollo sostenible incumplido por la ciudad de Córdoba.

La Agenda 2030 establece objetivos por colores. El verde es el cumplido, el amarillo es el incumplido pero en proceso, el naranja es el incumplido más grave y el rojo es el incumplido. La mayoría de los 17 objetivos en Córdoba son de color amarillo. Solo la alianza internacional está en verde, mientras que el referido al trabajo está en rojo. Hay un objetivo obvio que ni se valora: el estado de las aguas submarinas. Córdoba no tiene playa.

En cuanto al fin de la pobreza, Córdoba es una ciudad que dedica mucho presupuesto a combatirla (algo que valora el informe) pero que no consigue. Así, la meta contra la desigualdad y contra rentas inferiores a los 6.000 euros al año está en color naranja.

Sobre el hambre cero, el informe da por cumplida la meta en cuanto a la agricultura ecológica. Sin embargo, el objetivo se incumple (aunque está en amarillo) por los precios de los alimentos y el reparto que se hace de ellos entre los necesitados.

Uno de los objetivos que mejor está también es el sanitario. Así, hay metas en verde como son el ratio de accidentes de tráfico (es muy bajo), la mortalidad infantil o la asociada al Alzheimer. Del resto de indicadores no se suspende en ninguno (todos son aprobados) salvo el de las muertes relacionadas con enfermedades respiratorias, algo relacionado con uno de los indicadores en el que Córdoba también tiene tarjeta amarilla.

Sobre la educación, en verde están la infantil y el número de personas con educación universitaria. En naranja, sin embargo, figuran los presupuestos públicos que se destinan. En igualdad de género se considera cumplida la meta de la paridad en cargos públicos y la brecha salarial en asalariados. Sin embargo, hay color naranja para la brecha en pensiones.

En cuanto al acceso al agua, la agenda considera caros los precios por el abastecimiento en los hogares. Y en la energía, se valora el esfuerzo en el ahorro energético de los alumbrados públicos.

En cuanto al objetivo del trabajo se encuentra el lógico suspenso, mientras que en naranja están casi todas las metas relacionadas con la industria. Naranja es casi todo lo relacionado con la lucha contra la desigualdad.

El informe considera que Córdoba está lejos también de cumplir con los criterios para ser considerada una ciudad sostenible. De hecho, se considera urgente la reducción del ozono que respiran los ciudadanos, una meta donde la tarjeta es de color rojo. El resto de los valores relacionados con la contaminación están en amarillo o en naranja.

El objetivo del reciclaje se considera más o menos logrado en algunos parámetros y en cuanto a la acción contra el clima se da un color naranja en la lucha contra las inundaciones. Aparte, el medio ambiente sí que presenta buenos valores (sin llegar al verde total) y se considera también que Córdoba es una ciudad con unos criterios de seguridad altos, aunque sin lograr máximos.

El más cumplidor

A nivel nacional, el municipio con más ODS cumplidos (en color verde) es Pozuelo de Alarcón (Madrid), que aprueba cinco de ellos: salud y bienestar, educación de calidad, producción y consumo responsable, acción por el clima, vida de ecosistemas terrestres y paz, justicia e instituciones sólidas. Y el que más suspende es Melilla, con seis ODS en rojo: hambre cero, energía asequible y no contaminante, trabajo decente y crecimiento económico, producción y consumo responsable, vida de ecosistemas terrestres y alianzas para lograr los Objetivos.

El informe pone también de manifiesto los esfuerzos y avances realizados, dado que 36 ciudades no tienen ningún ODS en rojo. Algunas, como Vitoria o San Sebastián, han desarrollado desde hace tiempo políticas activas de crecimiento sostenible e inclusivo, con resultados notables. Otras, como Madrid, Barcelona o Valencia, han iniciado más recientemente el camino con planes y medidas específicas.

Este informe aspira a servir como herramienta para que las ciudades españolas puedan hacer un seguimiento en el tiempo del progreso en la implementación de la Agenda 2030 con relación a estándares internacionales. También pretende ser de utilidad a los gestores municipales para que puedan identificar a otras ciudades con situaciones y retos similares, facilitando el diálogo a escala nacional sobre cómo acelerar el progreso.

El informe, elaborado por Inés Sánchez de Madariaga, Javier García López y Raffaele Sisto, sigue la estela de SDSN en Estados Unidos y en Italia, donde se han elaborado estudios similares, que muestran una panorámica del avance en la implementación de los ODS en el ámbito urbano.

Etiquetas
stats