Conde de Vallellano: sin calle ¿pero con medalla y honores de la ciudad?

.

Fernando de Suárez Tangil, conocido por su título de Conde de Vallellano, será borrado del callejero de Córdoba por su relación con el franquismo y en aplicación de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía. Así lo decidió el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba el pasado 13 de febrero, junto al nombre de otras catorce calles de la ciudad que la comisión municipal de Memoria Histórica propuso para su eliminación del viario local.

Conde de Vallellano pronto no tendrá calle en Córdoba pero, sin embargo, mantiene los honores que en su día le fueron otorgados por el Ayuntamiento de Córdoba. Así consta en la relación de distinciones honoríficas del Consistorio, que en el año 1957 hizo Hijo Adoptivo de Córdoba a Fernando de Suárez Tangil y, al mismo, tiempo, le otorgó la Medalla de Honor de la ciudad.

Se trata de unas distinciones que a día de hoy mantiene el Ayuntamiento y que no han sido tratadas en el proceso de aplicación de la Ley de Memoria Democrática que el Consistorio ha iniciado tanto con la eliminación del callejero de nombres relacionados con el franquismo como con los trabajos para la exhumación de las fosas comunes de represaliados que se encuentran en los cementerios de La Salud y San Rafael.

De hecho, el asunto de las distinciones y honores de la ciudad a personas relacionadas con el franquismo no fue una de las tareas encomendadas por el Pleno a la comisión municipal de Memoria Histórica, que no ha determinado nada al respecto, pese a que en alguna de sus reuniones se mencionó el asunto, según ha podido saber este medio.

Cabe recordar que la comisión municipal de Memoria Histórica relató a lo largo de dos folios los argumentos para borrar del callejero de Córdoba al Conde de Vallelano. La comisión recogió su trayectoria profesional y política , asegurando que, en 1936, este diputado en las cortes republicanas por Renovación Española se puso al servicio del General Mola, que lo envió a Portugal. Posteriormente, Franco lo nombró presidente de la Cruz Roja española, que atendía al bando sublevado.

Ahora, la cuestión, por tanto, está aún por poner sobre la mesa y ver si el Ayuntamiento va a tomar alguna decisión a este respecto en un asunto que se considera contemplado y regulado por el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica, en el que se señala que las administraciones públicas tomarán las medidas oportunas para la retirada de “menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”.

Y, asimismo, está incluido en la Ley de Memoria Democrática andaluza, al basarse en la estatal y señalar las “directrices normativas en relación con los actos públicos, distinciones, nombramientos y honores contrarios a la Memoria Histórica y Democrática de Andalucía”, que se desarrolla en el artículo 32 y dicta que las administraciones “evitarán” el “homenaje o concesión de distinciones a las personas físicas o jurídicas que apoyaron el golpe militar y la dictadura”.

Ayuntamientos como el de Madrid, ya iniciaron hace tiempo la retirada de distinciones y honores a personas relacionadas con el franquismo. El Consistorio de la capital de España le retiró en junio de 2016 sus distinciones honoríficas a ocho personas y cinco entidades relacionadas con el franquismo y la dictadura.

Etiquetas
stats