La central térmica de Puente Nuevo, principal foco de contaminación en Córdoba

Central térmica de Puente Nuevo.

La central térmica de Puente Nuevo es la instalación de la provincia de Córdoba que más contamina, según el listado de las empresas que más polución arrojan a la atmósfera que ha hecho público la Comisión Europea. A nivel nacional, Puente Nuevo ocupa el puesto número 28 en el ranking y ha bajado posiciones, ya que ha reducido sus emisiones en un 28% en el último año, según los datos divulgados por Bruselas.

La lista de las empresas más contaminantes de Europa la encabeza la central de carbón de Belchatow, en Polonia, y los demás primeros puestos de la lista están copados por centrales de carbón alemanas. Tres instalaciones españolas figuran entre los 30 primeros puestos: las centrales térmicas de As Pontes, en Galicia, propiedad de Endesa, expulsó a la atmósfera 7,9 millones de toneladas, un 2,2% menos que el año anterior; la de Aboño, en Gijón, propiedad de EDP, y la central térmica Litoral, en Almería, que también es de Endesa. El año pasado solo había dos centrales españolas en la lista de los más contaminantes.

Los nuevos datos divulgados por la Comisión corresponden al régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE en español; ETS en inglés), la principal herramienta europea de lucha contra el cambio climático. Este sistema limita las emisiones de más de 14.000 instalaciones de gran consumo de energía (centrales eléctricas y plantas industriales) y de las compañías aéreas que operan dentro de la UE.

Puente Nuevo fue una central que se construyó para generar electricidad a través del carbón. Hasta hace una década, se alimentaba principalmente del carbón que se extraía en las minas del Valle del Guadiato. Una vez que estas minas cerraron, Puente Nuevo pasó a alimentarse de carbón exportado, principalmente de Corea.

Hasta hace poco tiempo mantenía abierta su propia estación de ferrocarril que utilizaban convoyes de mercancías que llevaban el carbón desde la localidad de Peñarroya hasta la propia central térmica. Actualmente, el suministro de combustible se efectúa por carretera con camiones. Hace tres años llegó a volcar un tren de mercancías cargado de carbón con destino a Puente Nuevo.

La central tiene dos equipos de generación con una potencia de hasta 324 megawatios. Produce tanta electricidad como para abastecer a la ciudad de Córdoba, pero su energía no es limpia. De hecho, diversos informes europeos la sitúan como una de las centrales más contaminantes y que más contribuyen a acelerar los efectos del cambio climático de todo el Sur de España. El nuevo Gobierno quiere limitar la quema de combustibles fósiles y acabar prácticamente con el carbón. Puente Nuevo parece que tiene los días contados.

Etiquetas
stats