El cambio de año que llega sin presupuestos y cada vez menos consensos

Panorámica del salón de Plenos del Ayuntamiento | MADERO CUBERO

De todas las instituciones públicas que tienen competencias en la provincia de Córdoba solo una ha aprobado en tiempo y forma sus presupuestos para el año 2019: la Diputación. Es, de todas, la institución pública donde hay menos inestabilidad. El PSOE e IU gobiernan cómodamente sin la necesidad de recurrir a Ganemos, como ocurre en el Ayuntamiento. El Consistorio, por ejemplo, concluirá el año sin haber podido aprobar sus presupuestos, como tampoco han hecho la Junta de Andalucía (con el proceso electoral en medio) o el Gobierno central (que sigue negociándolos).

La fecha de 1 de enero para aprobar unos presupuestos es un horizonte, que pocas veces se cumple. Y menos en una época donde los consensos empiezan a menguar. Granada, por ejemplo, es un ayuntamiento que lleva prorrogando sus presupuestos desde el año 2015. En las elecciones, ninguna formación ha sido capaz de armar una mayoría que provoque esta aprobación.

El Ayuntamiento de Córdoba sí que aprobó en tiempo y forma los presupuestos para el año 2018. Estuvieron en vigor para el 1 de enero. Pero este año no ha podido ser. Las ordenanzas fiscales ya tienen el visto bueno del Pleno, que se reunió la pasada semana. Y ahora solo quedaría perfilar el presupuesto. El equipo de gobierno baraja aprobarlos entre enero y febrero. No será trágico. De hecho, actualmente no hay ni un ayuntamiento capital de provincia en Andalucía con sus presupuestos aprobados. El Ministerio de Hacienda, además, da margen antes de prorrogarlos definitivamente, y recomienda que estén, al menos, antes de marzo.

Pero la falta de presupuestos condiciona la acción de gobierno. Sin cuentas, las instituciones públicas no pueden incurrir en gastos extraordinarios ni acometer nuevos proyectos. Tienen que gastarse lo que ya estaba previsto. Ni un euro más ni menos. Es, por ejemplo, el problema del Gobierno central, que sin presupuestos solo puede recurrir a remanentes y fondos ya comprometidos para hacer obras. Y es lo que le ocurrirá al nuevo gobierno de la Junta de Andalucía, cuya primera misión será la de redactar un presupuesto acorde con su acción de gobierno.

El cogobierno de PSOE e IU quiere dejar el presupuesto aprobado para afrontar con tranquilidad las elecciones municipales. En Hacienda ya trabajan en el proyecto que presentarán al Pleno, pero antes necesita de los informes y vistos buenos del Consejo Social de la Ciudad y del Consejo del Movimiento Ciudadano. Cuando estén, volverán a la Junta de Gobierno Local y de ahí a un Pleno extraordinario.

Etiquetas
stats