Se busca traductor para contrato de privatización del alumbrado

Un electricista trabaja en un cajetín de luz durante la Feria | MADERO CUBERO
La financiación del proyecto de auditoría energética, vinculada al Deustche Bank, se llevó a junta de gobierno local por el PP con un documento en inglés | El Ayuntamiento encargará una traducción oficial | Un incumplimiento tendría que dirimirse en Alemania

El Ayuntamiento de Córdoba sigue tratando de descifrar las cláusulas del contrato que sirvió de base para el proyecto de auditoría energética y posterior privatización de los servicios de alumbrado, planteada por el anterior gobierno local y vinculado a un crédito con la entidad bancaria Deustche Bank y a la futura implantación de la normativa de eficiencia energética de la UE. La labor no es sencilla, ya que gran parte de la documentación, y más concretamente en la que se establecen las condiciones de financiación con la entidad bancaria, están en inglés y no se adjunta copia del documento en castellano.

Para ello, y según ha podido saber este medio, el Consistorio tiene previsto encargar una traducción oficial que le permita saber cuáles son las condiciones exactas de la financiación solicitada al banco alemán y de las que, por el momento, se conocen solo datos puntuales como que cada euro que se financiase para este proyecto tendría que tener un retorno de 28 en inversión, lo que llevaba la inversión del contrato de alumbrado a unos 14 millones de euros (se solicitaron más de 750.000 euros para la auditoría energética previa). Actualmente, este proyecto está “en estudio” y sujeto a una de las prórrogas que permitía el convenio, aunque el gobierno local ya ha manifestado su intención de dar marcha atrás en una polémica iniciativa que suma un nuevo capítulo.

Este contrato, siempre según las fuentes consultadas, fue suscrito por el exalcalde José Antonio Nieto y aprobado en junta de gobierno local en abril de 2013. Todo en inglés. Dado que la intención del actual equipo de gobierno quiere descartar este proyecto, se hace necesario contar con una traducción oficial que permita conocer exactamente cuáles son las condiciones que establece este contrato mercantil del que, por lo pronto, ya se conoce que, en caso de incumplimiento y de reclamación judicial, ésta tendría que dirimirse en los juzgados alemanes.

Las fuentes consultadas señalaron que, a falta de una traducción oficial que aportar al documento,  las condiciones legales del contrato están sujetas al fuero jurídico alemán, por lo que en caso de incumplimiento de éstas, el caso iría a los tribunales alemanes, algo que, salvo sorpresas, no se espera que ocurra, ya que aún se está en plazo de echarse atrás -la prórroga concluye en octubre- y el banco solo ha abonado el primer pago de la financiación solicitada, alrededor de un 30%, indicaron las fuentes consultadas.

Etiquetas
stats