Baquerín denuncia por prevaricación y fraude a Rafael Jaén

Baquerín, a la derecha, durante el Pleno de ayer | MADERO CUBERO
El concejal de UCOR lleva a los juzgados la adjudicación del Centro de Educación Ambiental del Ingema

El concejal de Unión Cordobesa Carlos Baquerín Alonso ha presentado una denuncia ante los juzgados “por la comisión de los presuntos delitos de prevaricación, falsedad documental, tráfico de influencias y fraude, contra Rafael Jaén Toscano, presidente del Instituto Municipal de Gestión Medioambiental Jardín Botánico de Córdoba (Ingema)”, según consta en el escrito al que ha tenido acceso este periódico. El concejal de UCOR centra su denuncia en el proceso de cesión del Centro de Educación Ambiental.

Baquerín también ha denunciado al secretario del consejo rector de este organismo, José Luis Begines, “por los presuntos delitos de prevaricación y de falsedad documental” y al gerente del Ingema, Francisco Foche, por su “presunta complicidad o conocimiento” de los hechos.

En agosto, Baquerín ya preguntó en el Ayuntamiento por la adjudicación del Centro de Educación Ambiental del Jardín Botánico. Este centro ha sido adjudicado a la Fundación Maecenas, en un contrato que se firmó ese mes de agosto. Baquerín remitió un escrito al secretario del Ayuntamiento augurando un “conflicto jurídico”.

Baquerín asegura que “es necesario e importante señalar en este momento, que el día 28 de mayo de 2014, fecha de adopción del acuerdo de adjudicación por parte del Consejo Rector del Ingema, y por supuesto, mucho menos con anterioridad a esa fecha, en el momento de comienzo del proceso de licitación pública, la Fundación Maecenas: Educación y Cultura, no existía”.

Al contrario, según el escrito de Baquerín, esta Fundación se constituyó en junio de este año. Lo que si está constituido en tiempo y forma es la empresa Maecenas Educación y Cultura y por eso el concejal pregunta si se tratan de entidades distintas.

Por eso, considera preciso determinar, “puesto que lo exige la necesaria transparencia que debe adornar la gestión de las administraciones públicas, cuál es la verdadera forma jurídica de la adjudicataria y de qué manera toda esta aparente confusión ha podido viciar o no, el proceso de licitación y adjudicación”. “Parece un hecho, que si se tratara de la misma entidad, evidentemente la adjudicación y el contrato subsiguiente serían nulos de pleno derecho”, agrega.

Baquerín, además, reclama que en este caso se asuman responsabilidades concluyendo su escrito afirmando que “no menos importante, también habría que depurar las responsabilidades políticas y legales en que hubiera podido incurrir el presidente del Instituto Municipal de Gestión Medioambiental, el señor Jaén Toscano, que evidentemente en el seno de esa hipótesis, no podría ser ajeno a ese presunto simulacro y a su posterior escenificación de dudosa finalidad”.

Etiquetas
stats