El Ayuntamiento, abierto a cambiar más calles franquistas aunque priorizará las exhumaciones

Calle Cruz Conde de Córdoba | MADERO CUBERO

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Córdoba está dispuesto a ampliar el número de calles de origen franquista a cambiar que aún perviven en la ciudad e ir más allá incluso que el dictamen que le ha entregado la Comisión Municipal de la Memoria Histórica. No obstante, antes pretende priorizar los trabajos de exhumación de las dos fosas comunes con fusilados de la represión franquista en Córdoba, quizás las que a mayor número de asesinados albergan de toda Andalucía (más de 4.000 personas, como mínimo, en total).

Según ha podido saber este periódico, el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba conocerá en febrero el dictamen de la Comisión Municipal sobre la Memoria Histórica. El dictamen, aparte del cambio de nombres de calles, también prevé trabajos de reparación, como el reconocimiento de víctimas de la represión franquista o, desde luego, la apertura de las dos grandes fosas repletas de fusilados que llevan casi 80 años selladas en Córdoba.

Sin embargo, el equipo de gobierno quiere incidir en la senda que marcó en su día el teniente de alcalde de Presidencia, Emilio Aumente, quien llegó a considerar que el dictamen se había quedado corto al señalar las calles de origen o reminiscencia franquista que aún pervivían en la ciudad. De hecho, el propio Aumente citó una, la avenida Fray Albino, como un vial que quizás también debería ser cambiado de nombre. La avenida de Fray Albino se llama así desde principios del siglo XXI. Fue durante el mandato de Rosa Aguilar cuando se decidió cambiar el nombre a la avenida de la Confederación por el de Fray Albino.

Fray Albino está considerado como un benefactor en la ciudad de Córdoba, pero sobre él pesa la historia de su acción y sus escritos durante los primeros años de la Guerra Civil y de la represión franquista. Un investigador canario, Ricardo García Luís, llega a afirmar que intervino actívamente en la conspiración golpista en Tenerife, cuando era obispo de esta isla. Escribió el catecismo español en 1939 y se le atribuyen escritos en los que justifica los fusilamientos franquistas y también profesa un claro antisemitismo. En Córdoba no participó en represión alguna y fundó una institución benéfica a finales de los años cuarenta, La Sagrada Familia, en la que se construyeron los barrios de Cañero o el que lleva su nombre.

El Ayuntamiento ha advertido también de otro nombre que se le habría pasado a la comisión, el de Crucero Baleares, que está en el barrio del Figueroa. El franquismo hizo una película propagandística con el nombre de este barco, que tuvo una participación activa en la Guerra Civil y que fue hundido por la República. Incluso se plantea seguir revisando el callejero con el objetivo de cerrar definitivamente el debate.

Por ello, y a falta de encontrar una propuesta definitiva, el Ayuntamiento priorizará el trabajo de exhumación de las fosas. Sobre ello hay consenso absoluto en el Ayuntamiento. Tanto el PP como Ciudadanos y UCOR votaron a favor de la apertura de los cementerios cordobeses, en unos trabajos que se aventuran complicados y titánicos. A los 80 años de sepulturas se une que en algunas zonas del cementerio de San Rafael se han construido nichos sobre las fosas y será difícil localizar a muchos de los familiares de los fusilados. De hecho, en las dos fosas hay familias enteras que fueron pasadas por las armas en represión por su ideología, en la mayoría de los casos, pero también por venganzas personales.

En los próximos meses, por tanto, se abrirá de nuevo el debate sobre el callejero. El equipo de gobierno no quiere precipitarse y reconoce que lo más difícil no va a ser quitar los nombres sino decidir cuáles son los nuevos. En ese asunto el equipo de gobierno aún no tiene tomada ninguna decisión y apenas propuestas encima de la mesa.

Etiquetas
stats