Aumento de la estabilidad de cara al gran puente de la Constitución

Inauguración del alumbrado de Navidad 2018 | ÁLEX GALLEGOS

Tras un primero de diciembre pasado por agua, la primera semana del mes va a ir ganando en estabilidad atmosférica con el paso de los días, donde la nubosidad irá conviviendo con unas temperaturas relativamente suaves. El puente de la Constitución, comienzo oficioso de las fiestas navideñas, aún a falta de una previsión más certera, apunta a absoluta estabilidad para alegría de quienes tengan en esos días la casilla de salida para la golosa caja de Navidad.

Las lluvias del domingo estaban asociadas al aislamiento de una masa de aire frío sobre el cuadrante suroccidental de la Península Ibérica. Se formaba así una DANA en las últimas horas de la jornada, que en su ciclo de vida, hasta la reintegración en la circulación general, va a originar intensas precipitaciones en la vertiente mediterránea. Lluvias muy localizadas, que alimentadas por la humedad que aporta el Mediterráneo, ocasionarán problemas especialmente durante las jornadas de martes y miércoles.

El resto de la Península, por su parte, muy al margen de lo que ocurra en el arco mediterráneo, quedará en una suerte de tierra de nadie a medio camino entre altas y bajas presiones, terreno abonado para la estabilidad meteorológica. Sólo la leve incertidumbre que el descuelgue de una segunda baja menos activa frente al litoral atlántico, podría poner algo de emoción en el comienzo del puente de la Constitución.

En el caso de Córdoba, la posición de centralidad geográfica va a jugar el habitual papel de punto muerto. Sólo la leve y lejana influencia de las lluvias mediterráneas marcarán un punto de inestabilidad en una semana mayormente estable. Será en las tardes de lunes y martes cuando la lluvia podría dejarse ver, de manera aislada, en los sistemas montañosos de la provincia. El resto de semana, el aumento de la estabilidad irá ganando presencia, donde solo la presencia de algo de nubosidad podrá dar la pista de la proximidad de las bajas presiones.

Poco riesgo de precipitaciones por tanto en una semana donde la temperatura tampoco dará mucho signo de cambio. Con máximas que se mantendrán en el entorno de los 15 o 16 grados, y mínimas que sólo en noches donde la nubosidad no haga acto de presencia, podrán descender hasta los 5 o 6 grados. Semana estable la que tenemos por delante, a la espera de que diciembre haga honor a la estadística y continúe con la racha de días lluviosos iniciada el pasado mes, sigue haciendo mucha falta.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats