El acusado de descargar pornografía infantil dice que no lo hizo conscientemente

.
F. J. C. admitió que se bajaba “masivamente” películas porno, pero que apenas tenía tiempo de verlas porque su mujer estaba siempre en casa y el ordenador estaba en el salón.

La sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba ha celebrado hoy la vista oral contra un hombre de 60 años, F. J. C., para el que el Ministerio Fiscal reclamaba una pena de seis años de cárcel por almacenar y compartir, vía Internet, películas de contenido sexual en la que aparecían niños menores de 13 años. El arresto de esta persona se produjo en el marco de un operativo policial a nivel nacional, conocido como “Operación Murciélago”.

En su declaración ante el juez, el acusado ha reconocido que descargaba pornografía “masivamente”, pero ha negado buscara “conscientemente” películas en la que salieran menores de edad. Según su versión de los hechos, tenía dos discos duros externos para almacenar los archivos pornográficos, ya que “no tenía tiempo para verlos” porque su mujer apenas salía y el ordenador, de uso familiar, estaba en el salón de su vivienda.

Acerca de esta cuestión, el Ministerio Fiscal ha tratado de desmontar la versión del acusado nombrándole archivos que había descargado y en los que figura expresamente la edad de las intervinientes en las películas, por ejemplo “cachorro de 13 años con la madre y con la hija”. La respuesta por parte del acusado es que “no miraba los nombres, sólo el peso de los archivos para que no fuesen muy largos, menos de 600 megas”. El fiscal ha rebatido este argumento señalando que varios de los archivos descargados “pesaban” más de 700 megas.

Acerca de por qué no borró los archivos con pornografía infantil, el acusado se ha vuelto a referir a “la falta de tiempo” que tenía para visualizar las películas, aunque en este punto, el fiscal también le ha puesto encima de la mesa el dato de que varios archivos estaban descargados varios meses antes de que se produjese su detención, ocurrida en julio de 2013. En los registros de los dos discos duros que le intervino la Policía, el acusado almacenaba 251 gigas de pornografía, según el escrito de acusación.

Etiquetas
stats