El 70% de los apicultores andaluces podría desaparecer en dos años

COAG alerta de que el fin de las ayudas de la UE, la Junta y el Estado afectaría al número de productores

Expomiel, la feria anual de los apicultores, se celebra esta semana en la Diputación de Córdoba. La misma lluvia tan deseada por los productores -que el año pasado sufrieron una terrible sequía que mermó brutalmente el fruto del trabajo de las abejas- no acompaña a esta muestra. Pero aun así, esta mañana eran muchos los que se estaban acercando a los expositores y a las jornadas que se celebran en el Palacio de la Merced.

Son tiempos duros para los apicultores andaluces. Los frentes abiertos varían. Desde hace años las abejas se ven afectadas por una extraña enfermedad que disminuye su número sin que nadie sepa a ciencia cierta qué les ocurre. Por otro lado, en el campo económico, el fin de las ayudas de la Unión Europea y del propio Gobierno, ponen en riesgo la continuidad de la actividad de miles de apicultores. La organización agraria COAG calcula que entre el 50% y el 70% de los productores podría dejar la actividad con el fin de las subvenciones.

Andalucía recibe un total de 9 millones de euros de ayudas, entre las europeas y las procedentes del Plan nacional Apícola, según datos de COAG. En un plazo de dos años todas habrán desaparecido o disminuido de forma muy significativa. Las ayudas de la UE terminan tras cinco años de vigencia. En un primer plazo se acabarán para el 70% de los apicultores andaluces, después para el 30% restante. Las subvenciones suponen 22 euros por colmena y campaña para un máximo de 300 colmenas. Mientras que las ayudas del Plan Nacional se traducen en 3,20 euros por colmena sin limitación de número.

Ese dinero ayudaba a los productores en campañas como la pasada en la que la producción fue mínima debido a la fuerte sequía y a la escasa floración. Los apicultores se vieron obligados a cargar agua y alimento hasta los panales de la sierra. La organización agraria COAG calcula que cada colmena supuso un gasto al productor de 22 euros. Y todo en un momento en el que el precio a granel de la miel no ha variado, manteniéndose a 2,80 euros el kilo (al apicultor le cuesta producir la miel unos 2,40).

Solo en Córdoba, el valor de la producción es de el valor de 1,2 millones de euros, manteniendo a 250 familias que trabajan en 43.140 colmenas que producen 6,75 toneladas de miel.

Etiquetas
stats