¡A las reebaajaaas!

.

¡A las barricadas! Perdón. ¡A las reebaajaaas!, quería decir. Es 7 de enero de 2017. Los regalos de Reyes están desenvueltos -y disfrutándose- y otros van camino de ese mundo de la segunda oportunidad para deshacerse del obsequio no deseado. Queda algo de roscón en el frigo. Pero hoy es hoy. Es tiempo de más rebajas. Caramba. Los descuentos son universales. Los que más se hacen de rogar, Zara y compañía, el Corte Inglés –promociones y 8 Días de Oro aparte-, las firmas de bolsos exclusivas y todo lo más caro, se encuentra a un 70, 60, 50, 30 o 20 por ciento menos. Y en algunas tiendas on-line ni siquiera hay que hacer cola para que abran a las 10:00, sino que la noche del 6 se pudo dejar todo elegido y cargado en la cesta de la compra virtual y abonar con descuento esa noche, como me invitaron a hacer mis queridos Corte Inglés y Zara Home.

Me encuentro empachada y aún no he puesto un pie en la calle para ir de tiendas. Se avecina una vorágine consumista en toda regla; una sobrecarga en las redes de pago con tarjeta; y el club de millonarios puede seguir frotándose las manos porque las tarjetas Visa y PayPal echan humo y los intereses que abona el feliz cliente crecen al ritmo de suma y sigue.

Según la desternillante media estadística por cabeza, puesto que hay muchísimas personas que no pueden y otras que no quieren gastar casi nada en rebajas, cada cordobés/sa se pulirá una media de casi 70 euros en las de enero de 2017. Por tanto, se gaste poco o mucho, habrá que estar preparados, tener un plan, una lista de necesidades y deseos, y refrescar algunas recomendaciones sabias como las de la OCU.

Otear el horizonte de gastos de los próximos meses resulta bastante recomendable antes de comprometer euros en las rebajas. Revisar las prendas que se guardan en los armarios, también. Conviene, a su vez, evaluar el estado de electrodomésticos y pequeños electrodomésticos, porque en ocasiones se adquieren zapatos de tacón o unas enésimas deportivas de marca, cuando se necesita una batidora o un secador de pelo. Huir de la compra compulsiva y del capricho sin sentido. Detectar a tiempo tendencias que son flor de un día y que las pongan como las pongan de rebajadas, mejor es no caer en la trampa. Ser consciente de que junto a lo rebajado irán apareciendo preciosidades con el cartel de ‘Nueva Colección’ que no están con descuento, pero que nos gustan y apetecen más. Y olvidar deportivamente que aquel abrigo que ahora se ve rebajado en 40 euros nos costó más de 90 hace un tiempo. Ay las rebajas. Ya están aquí (otra vez).

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
7 de enero de 2017 - 02:50 h
stats