Patatas fritas y Simpson

Ya no espero nada de los hombres. Definitivamente. Aunque quizás la frase sería ya no espero nada de las relaciones, porque quiero pensar que hay hombres maravillosos, de hecho yo conozco a muchos…pero en lo que se refiere a relaciones…todo se va al garete…día arriba o día abajo.

La semana pasada, me enteré que una de mis mejores amigas se ha divorciado. Después de 10 años de relación con su chico, en un momento de debilidad…pues pasó lo que pasó...Él le puso los cuernos y claro, mi amiga dolida, no ha querido saber nada de él.

Lo triste es que él estaba locamente enamorado de ella y debido a otra chica que se ha tirado dos años insistiendo…pues tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Y esta otra chica, con la que él se lió dos veces, a él ni si quiera le gusta, ni le ha gustado nunca.

Y es que supongo que al final, la vanidad de las personas puede por encima de todo, y mi teoría de que nos cansamos de comer siempre lo mismo todos los días, al final va a ser cierta.

El chico, muy dolido se dio cuenta de la situación y le pidió perdón a ella, pero claro…es inevitable pensar que ya era tarde y que ya había sucedido.

Hasta aquí los hechos, como dicen en las sentencias judiciales. Ahora bien, yo creo que esa relación ya estaba distanciada y que de lo contrario, ya se le hubiera puesto delante la mujer más guapa del mundo, que él hubiera dicho que no, porque creo que cuando los hombres están enamorados de verdad, ya no tienen ojos para nadie.

Entonces, cuál es el verdadero elemento contra el que hay que luchar___ Supongo que es el factor tiempo, y la convivencia del día a día o la vida que nos cuentan de pequeñas que podremos llevar…pero es que nuestro príncipe va a la oficina y cuando vuelve, la criatura, quiere ver el futbol o los Simpson y comerse una bolsa de patatas…y eso muchas veces no es bien recibido por la parte contraria…o sea, por nosotras..

Etiquetas
Publicado el
7 de diciembre de 2012 - 12:33 h
stats