Nochebuena de buffé

.

¿Preparando la cena de Nochebuena? 

Seguro que sí, como que también es seguro que hemos hecho acopio de dulces navideños, marisco, pescado o carne, antes de que la subida de precios provocada por la gran demanda haga que nuestra cena de Nochebuena se convierta en un evento de lo más carísimo o terminemos jugando al "Precio justo".

Dependiendo de dónde cene cada uno, la cena del 24 la celebramos la mayoría. Se trata de uno de los días más familiares del año (junto a los peroles de San Rafael) y por ello le dedicamos una atención especial.

La semana pasada ya realicé una entrada para que la Navidad no le pasara factura a nuestro organismo. Hoy daré ideas para realizar un buffé en casa, con varios platos riquísimos adaptables a todos los bolsillos y para todos los paladares.

Como entrante propongo un caldito con hierba buena, un puré de calabaza con unas gambitas al ajillo por encima, una crema de almendras, una sopa de picadillo tradicional o una crema de marisco. El objetivo no es otro que entrar en calor ya sea por el frío o por los efectos secundarios que traemos de la celebración vespertina.

Nuestra mesa puede estar compuesta por platos fríos y calientes, aunque si el entrante lo elegimos tibio, la opción buffé frío es menos trabajosa. Sugiero:

  • Patatas confitadas rellenas. Partimos por la mitad patatas pequeñas que vienen para guarnición, les cortamos un trocito de la parte opuesta para poder ponerlas a modo de cazuelitas y con un sacabolas le quitamos el centro. Confitamos en AOVE y después las podemos rellenar de salmorejo, salsa boloñesa, salmón con cebollita y eneldo, pisto…
  • Tartar de atún sobre tosta. Podemos hacer el tradicional con aguacate o innovar un poco y mezclar el atún con manzana ácida, cebollino, sal, un chorro de AOVE y ponerlo sobre una base de ajoblanco.
  • Un surtido de ibéricos es muy buena opción.
  • Marisco en las modalidades que queramos, desde cocido a mejillones abiertos con su picadillo por encima, salpicón en pequeños cuenquecitos o en las canastillas de los aguacates, ensaladilla de gambas con manzana en vez de con patata (receta de una de mis hermanas), etc.
  • Pudding de pescado. Hacemos un sofrito, le añadimos pescada previamente cocida y desmenuzada, unas gambas, huevo y lo metemos al horno. Lo acompañamos de un alioli suave o una salsa de tomate.
  • Pimientos de piquillo rellenos. Podemos hacer la versión fría rellenos de ensaladilla y así aprovechamos lo que le hemos quitado a las patatas confitadas, o calientes en la versión que más nos guste.
  • Uvas rellenas de queso de cabra con una nuez.
  • Sushi que podemos encargar o hacerlo en casa, y que cada vez va ganando más adeptos.
  • Crudités de verduras con salsas como humus, guacamole, salmorejo de remolacha…
  • Fiambre de carne casero.
  • Pavo en escabeche que cortado en filetes y con las verduritas por encima está de rechupete.
  • Redondo con salsa de ciruelas.
  • Pimientos verdes rellenos de tortilla de patatas. Se hacen las patatas para tortilla, se les añaden huevos y con esta mezcla se rellenan los pimientos que luego se hacen al horno.
  • Ensaladas variadas, etc.

¡Ups! Se me olvidaba el postre y ¡no podemos dejar al segundo estómago vacío!

  • Vasitos de natillas con su crunch de galleta casera.
  • Pinchos de fresones o plátano bañados en chocolate.
  • Turrones navideños.
  • Sorbetes y helados caseros.
  • Piña y papaya, las recomiendo por su alta digestibilidad.
  • Vasitos de macedonia de frutas con zumo de naranja o yogur griego y frutos secos picados.
  • Sorbete de limón o de mango, etc.

Con un abanico abierto de posibilidades me despido de todos hasta el año que viene, donde vendremos con buenos propósitos y haremos hincapié en cómo conseguirlos.

¡Feliz Navidad! 

Etiquetas
Publicado el
14 de diciembre de 2017 - 18:49 h
stats