¿Alquilo o compro vivienda?

.

En estos últimos años, a raíz de la crisis financiera, muchos son los que han optado por alquilar una vivienda en vez de decidirse por la compra. La falta de financiación provocó la opción del alquiler.

El incremento de la demanda de pisos para alquilar y una oferta cada vez más escasa han originado la subida en los precios de los alquileres. Estamos tocando techo.

Se destina casi un 30% de los ingresos a pagar el alquiler, porcentaje muy similar al que se debería de destinar a pagar la cuota de la hipoteca. Parece que hoy ya resulta más costoso vivir de alquiler que pagar una hipoteca. Quizás estemos en el punto de plantearnos comprar hoy, frente a la opción de alquilar.

¿Es mejor opción comprar o alquilar una vivienda hoy?

Decisión muy personal y particular, pues dependerá de las circunstancias personales, económicas y profesionales de cada uno de nosotros. Analicemos nuestra situación hoy, tanto a nivel familiar como profesional. Pensemos cómo deseamos vivir, en cómo nos gustaría que fuese nuestro hogar.

La zona o barrio de la ciudad en donde soñamos vivir puede condicionarnos a optar por un alquiler. El precio de alquilar una vivienda en la zona de la ciudad en la que queremos vivir puede ser adecuado a la cantidad de dinero que podemos pagar para vivir en dicha zona e inferior a la cuota de una hipoteca. Si alquilamos vamos a tener la facilidad de cambiar de vivienda en función de nuestras necesidades familiares y profesionales.

Pensemos también en nuestras circunstancias profesionales. En un futuro no muy lejano es posible que nos planteemos cambiar de trabajo a otra ciudad o país, bien por cambiar de empresa o por nuestras expectativas de desarrollo profesional.

El alquiler de una vivienda no nos va suponer un desembolso elevado inicial como sí ocasiona la compra de una vivienda. Podremos negociar el importe de la cantidad que tenemos que pagar del alquiler, así como qué gastos habituales debemos pagar. Con suerte podemos tener capacidad de ahorro. El alquiler sí nos puede permitir ahorrar un dinero cada mes para destinarlo a lo que deseemos.

Sin embargo, puede que estemos hoy ya por nuestras circunstancias planteándonos la opción de comprar nuestra vivienda. Hagamos números, busquemos esa vivienda que cumpla con todos nuestros requisitos y pensemos si vamos a tener que necesitar una hipoteca.

En el mercado inmobiliario, tanto en vivienda nueva como usada, podemos encontrar una oferta variada y ajustada a cada comprador. Las hipotecas que nos ofertan los bancos, aunque exigentes en los requisitos de concesión, aún nos permiten encontrar unos tipos de interés bajos.

Estudiemos cuánto podemos destinar al pago de la hipoteca y no caigamos en el error de establecer un plazo muy largo para adecuar la cuota de la hipoteca a lo que hoy puedo pagar.

Casi todo es cuestión de hacer números, en pensar en el hoy y en el mañana.

Etiquetas
Publicado el
8 de mayo de 2019 - 16:00 h
stats