Sobre este blog

Javier Jiménez (Córdoba 1976) es un empresario cordobés con más de 25 años de experiencia en los que ha iniciado proyectos de todo tipo en diferentes sectores. Futurista empedernido y adicto a la búsqueda y desarrollo de oportunidades y alianzas estratégicas tanto en el ámbito nacional como internacional. Un líder creativo y optimista con excelentes habilidades para el desarrollo de productos innovadores y mercados basados en tecnología. Actualmente dirige la empresa Grayhats en la que hace consultoría estratégica y de ciberseguridad.

Desigualdades pandémicas

Un payaso

0

En el artículo de hoy vamos a seguir la senda del anterior en el que hablábamos de la desigualdad generacional, que recordemos que es la que se produce cuando se protege/beneficia de manera desigual a la población dependiendo de la edad que tenga, analizando cómo esta también se ha manifestado y acentuado durante la pandemia. 

La COVID también discrimina por edades. Infecta a todo el mundo pero generalmente sus consecuencias son mucho peores o incluso fatales para personas por encima de 65 años. Es interesante analizar cómo se ha afrontado esto en diferentes países. 

En EEUU básicamente han dicho “Esto es un país libre y si hace falta nos vamos a morir siendo libres. El que se vea vulnerable que se confine o se ponga 25 mascarillas una encima de otra, y el que se vea que no, que vaya a trabajar, de juerga o lo que quiera y se atenga a las buenas o malas consecuencias”. Una crisis provocada por una parada general de la economía también trae mucho dolor y muerte. Un poco salvaje oeste pero es una manera de verlo.

En otros como Israel, se centraron en confinar y proteger muy rápidamente a sus sectores más vulnerables (los mayores fundamentalmente) dejando libertad de actuación para los demás. La idea de fondo era buscar una solución de compromiso que no detenga la economía del país, y a su vez protegiendo la salud de quien más lo necesita, para que entre otras cosas, a estos a los que se les estaba protegiendo la salud puedan seguir cobrando pensión, la cual es pagada por la economía que generan los que están trabajando.

En España y muchos otros países europeos, se optó por la parada (casi) total. La salud es lo primero. Para la economía española ha sido especialmente doloroso porque tenemos una economía muy basada en el sector servicios, en particular la hostelería y el turismo. Ertes a mansalva y empresari@s pidiendo ICOs como si no hubiese mañana para seguir pagando los alquileres, sueldos, cuota de autónomos, deuda que ya tenían etc. 

Esto ha dejado un panorama dantesco de endeudamiento sin precedentes en probablemente el sector principal de la economía española, que parecía que se podía aliviar con la campaña de navidad pero se ve que va a ser que no

Otra vez a pagar el pato los mismos a ver si en la cena de nochebuena vamos a contagiar al abuelo. Porque eso sí, la cena de nochebuena no se cancela pero la de empresa y la de los amigos que son en un restaurante sí. Así de responsables somos. Parece que no terminamos de darnos cuenta que los impuestos del restaurante pagan la pensión del abuelo. ¿Qué pasa si los que generan la economía se extinguen?¿Qué pasa si estos se pasan al lado de los españoles que reciben prestaciones?¿Se les debe alguna compensación por haber sido sacrificados en pos de “la salud y la vida”?

Imaginad que ahora llega el gobierno y propone que, en respuesta a los heróicos cierres y penurias que han pasado ciertos sectores, se les va a compensar con un dinero que saldría de una rebaja de la pensión del 30% durante 5 meses a todas las personas pensionistas, y que todo ese dinero sería destinado a ayudar a pagar los ICOs y las deudas que se han generado en los cierres forzados a consecuencia de la pandemia. Como vimos la semana pasada el cohorte de población que está por encima de los 65 años ya es el más rico y y con mayor poder adquisitivo del país. ¿Sería justo?¿Sería planteable? Una medida en pos de la igualdad y la salud de tod@s.

Sobre este blog

Javier Jiménez (Córdoba 1976) es un empresario cordobés con más de 25 años de experiencia en los que ha iniciado proyectos de todo tipo en diferentes sectores. Futurista empedernido y adicto a la búsqueda y desarrollo de oportunidades y alianzas estratégicas tanto en el ámbito nacional como internacional. Un líder creativo y optimista con excelentes habilidades para el desarrollo de productos innovadores y mercados basados en tecnología. Actualmente dirige la empresa Grayhats en la que hace consultoría estratégica y de ciberseguridad.

Etiquetas
stats