El 'baipás'

El baipás o el bypass, que ya lo hemos visto escrito de todas las maneras, se ha convertido en un curioso caso de inversión en infraestructuras. Se trata de una relativamente pequeña obra de construcción de un desvío del AVE que ahorrará tiempo de recorrido entre Málaga y Sevilla y que, extrañamente, ni la Junta, ni el Ayuntamiento de Córdoba ni el de Almodóvar o partidos como Ganemos quieren que se construya.

Para entendernos, el baipás consiste en la construcción de una especie de circunvalación que une las líneas de alta velocidad de Málaga y de Sevilla pero sin entrar en Córdoba capital. Su único objetivo es que los trenes Avant que unen estas dos capitales lleguen antes, sin necesidad de pasar por Córdoba capital. La ciudad no puede perder otros servicios, ya que el resto de los trenes que suben al Norte o bajan al Sur tienen que pasar obligatoriamente por Córdoba. Y algunos ya ni paran.

La obra es, desde luego, infinitamente más barata que la línea de alta velocidad que iba a construir la Junta entre Sevilla y Antequera, un proyecto que enterró la crisis por falta de fondos después de construir ya unos cuantos kilómetros de vías en Marchena. Pero tiene sus detractores, después de que el Ministerio de Fomento haya conseguido el informe de impacto ambiental favorable para construirlo.

Entiendo al Ayuntamiento de Almodóvar, con un término municipal repleto de vías de alta velocidad y una ciudad en la que no paran los trenes, curiosamente. Menos al de Córdoba, por la enorme cantidad de servicios de la ciudad, la segunda con más paradas de trenes de alta velocidad solo por detrás de Madrid Puerta de Atocha (verdad, verdadera). Y bastante menos a la Junta, después de haber tenido que enterrar casi 200 millones de euros de dinero público en un proyecto sobredimensionado al que ahora urge al Gobierno a ejecutar.

En toda la historia de despilfarro y disparate del AVE, quizás la más sensata es la de los baipás: pequeñas obras que suponen grandes ahorros para el tren. Es cierto que en esta circunvalación los trenes no podrán ir a más de 100 kilómetros por hora y hay quien insiste en que no sería extraño que alguno llegase a descarrilar precisamente por la curva que se va a ejecutar. Pero en pleno siglo XXI y con los sistemas que tienen los trenes AVE me parece temeraria esa afirmación, máxime cuando el proyecto tiene todos los informes favorables en materia de seguridad.

El baipás es, quizás, la solución más sensata a un problema que ayuda además a vertebrar Andalucía. ¿O no hemos visto todos los cordobeses cómo vienen y van los trenes Avant llenos entre las dos ciudades? Si hay que luchar por algo, que sea porque el AVE a Málaga o Sevilla nos cueste lo mismo por lo que ahora nos sale el Avant, como compensación. El resto parece que son ganas de rellenar periódicos.

Etiquetas
Publicado el
23 de julio de 2017 - 02:01 h