¿Está la alternativa? Que se ponga

Cuentan los que conocen bien lo que se cuece en la sala noble de Capitulares que el partido en el gobierno municipal (el PP) está más tranquilo de lo que debería ante lo que pueda pasar en las próximas elecciones municipales. Saben mejor que nadie el tremendo desgaste que sufre el partido liderado por José Antonio Nieto. Obtuvieron un inmenso apoyo político (16 concejales y más de 80.000 votos en Córdoba son muchísimos votos), pero las cosas no les están saliendo como esperaban. La situación económica es la que es y por mucho que lo prometieran en la campaña electoral por fin se han dado cuenta de que un alcalde o un Ayuntamiento poco o nada puede hacer para acabar con el paro. A buenas horas, pero ya se han dado cuenta. Como ocurre con el Gobierno de Mariano Rajoy, han incumplido la mayoría de las promesas: bajada de impuestos, agilización de la Administración, impulso económico a la ciudad... y un largo etcétera.

Cuentan los que conocen bien lo que se cuece en la sala noble de Capitulares que el partido en el gobierno municipal (el PP) maneja una encuesta electoral encargada a la empresa Sigma Dos. Esta encuesta ha sido realizada en las ocho capitales de provincia de Andalucía (en todas gobierna el PP con mayoría absoluta) pero sólo se conoce en dos: Málaga y Jaén. En las dos que se conoce, el PP mantiene, por los pelos, la mayoría absoluta. En fin. Decía que los que mandan en el PP de Córdoba saben lo que dice esa encuesta. Y no son buenas noticias, desde luego. Pero hay algo que les tranquiliza en cuanto a lo que pueda suceder en mayo de 2015.

Cuentan los que conocen bien lo que se cuece en la sala noble de Capitulares que el partido en el gobierno municipal (el PP) mira enfrente y respira aliviado. No ven una alternativa o una oposición que pueda movilizar a los votantes como ellos lograron en el año 2011. Lo que ven es una cosa extraña e imprevisible llamada Unión Cordobesa, liderada por un Rafael Gómez que está muy pendiente de si es condenado por el caso Malaya y si el Gobierno reforma la Ley Electoral para evitar que políticos condenados aunque sea en sentencias no firmes se presenten a las elecciones. Haciendo caso a lo que dice esa encuesta y si Rafael Gómez se puede presentar, UCOR tendría la llave. El PP tendría que decidir si para gobernar (porque la encuesta dice que gana pero sin mayoría absoluta) opta por apoyarse en Rafael Gómez (lo cual sería poco menos que un suicidio) o de lo contrario decide tirar para adelante y gobernar sin mayoría, en un escenario poco menos que apocalíptico pero que le dejaría alguna opción de futuro.

Pero el partido en el gobierno municipal ve algo más. Mira enfrente y ve a una oposición de izquierdas que no acaba de convertirse en alternativa, con escasa capacidad de movilización de un voto masivo. Ven a un PSOE que ha tocado suelo pero que coge escaso impulso, hipotecado aún por la "herencia recibida" de Zapatero. Y ven a una IU en plena guerra civil. Ustedes dirán que este es su estado natural. Yo les diré que sí, pero que a diferencia de lo que ocurría anteriormente esa guerra civil ya no se desata al abrigo de una Alcaldía como la de Julio Anguita, Herminio Trigo o Rosa Aguilar. Creo que no voy a descubrir la pólvora si les intento desmontar el mito de la Córdoba Roja, aquella ciudad de izquierdas, ese lugar donde la alternativa era posible. Miren los resultados de las elecciones del año 2011 y busquen la Córdoba Roja. Quizás se encuentren a la Córdoba que siempre ha votado a un líder, más o menos populista, a una referencia, a alguien en quien confiar.

Quizás por eso, por la falta de una alternativa real (la que se construye en la calle, hablando con los vecinos, tejiendo redes, imponiendo un discurso distinto y moderno, más cerca de lo que proponía el 15M o sigue defendiendo la plataforma Stop Desahucios que de lo que fracasó en la Unión Soviética) en la sala noble de Capitulares siguen tan tranquilos.

Etiquetas
Publicado el
10 de septiembre de 2013 - 03:00 h