Viajar sanos

.

Si en escapadas hay que prestar atención al estómago, el agua que se bebe o el frío y el calor, cuando viajamos lejos el tema "salud" se convierte en una preocupación prioritaria, tanto más si vamos a regiones remotas o donde la asistencia sanitaria es deficiente o lejana. Siempre es bueno acudir a tu médico antes del viaje, pero tras alguna que otra complicación sufrida en carne propia me atrevo a dar pistas sobre cómo planificar el botiquín y planificar posibles vacunaciones previas. Hay webs con información y consejos.

Botiquín básico. Admitámoslo, el neceser sanitario lo dejamos para última hora sin reparar en cosas como unas pequeñas tijeras. Este interactivo es genial para hacerte una idea. Yo no olvidaría agua oxigenada, vendas, desinfectante/antiséptico para heridas, antihistamínicos para alergias, alguna pomada cutánea para irritaciones y picaduras y por supuesto analgésicos. Si vas muy lejos o a sitios sin farmacia, las bolsitas de suero fisiológico en polvo para la diarrea son tan vitales como respirar. Te pueden salvar de una deshidratación. Si vas al trópico es útil alguna pomada contra hongos, viene bien para los pies.

La pesadilla más común, la diarrea. Lo mejor es beber suero, aunque sepa a perros muertos, y volver a comer dieta blanda y suave sin abusar, en cuanto vayamos normalizándonos. Esta web pública americana (genial para temas de salud) da pistas sobre el tema. Si hay fiebre y defecaciones con sangre de por medio hay que IR AL MÉDICO A TODA PASTILLA. Una simple gastroenteritis puede requerir antibióticos y por tanto asistencia sanitaria. Sobre las pastillas contra la diarrea no son aconsejables ya que cortar estos procesos no es bueno. Consúltalo a tu médico. Tengo amigos que se protegen el estómago días antes de salir. Una de las opciones es tomar un omeoprazol diario.

Planificando. El jaleo de las vacunas. NO es lo mismo hacer turismo urbano con equipamientos y condiciones de salubridad medias que irte de campo, selva o montaña al quinto pino. Si el viaje es de los lejanos/largos debes ir a consultar a tu médico de familia. Si vas a América, África y Asia, te pueden aconsejar vacunas. Hazlo con un par de meses de antelación, pues necesitan una dosificación adecuada. Salvo la fiebre amarilla en los subtrópicos, casi ningún país exige una vacuna concreta aunque SIEMPRE se te recomendarán algunas como el tifus, hetapatitis A y B o el cólera. Al margen de estas vacunas de enfermedades extremas, ni que decir tiene que se debe contar siempre con las básicas, es decir, la polio y el tétanos (vayas donde vayas). La malaria es caso aparte. No hay vacuna, solo profilaxis con pastillas. Te dirán si debes o no tomarla. Está incluida en la Seguridad Social. Es clave seguir la ingesta recetada pues hay que tomar las pastillas antes, durante y después de la estancia en la zona recomendada. En todo caso la mejor prevención es ahuyentar a los mosquitos y para eso tu elemento vital básico será una buena loción anti bichos para la piel (en las farmacias las hay con dosis altas para zonas tropicales). Básico llevar mangas largas e incluso mosquitera para dormir si vas a zonas rurales con paludismo.

Los centros de salud exterior. Tras el primer paso por tu médico, si tu viaje te lleva a zonas lejanas te aconsejarán acercarte a un centro de sanidad exterior. Ahí te llevarás la DESAGRADABLE sorpresa de que NO HAY en Córdoba. Dependen del ministerio de Sanidad y están normalmente en zonas con puerto de mar. Los más cercanos para Córdoba son Sevilla y Málaga. Funcionan gratuitamente, son efectivos y hay que seguirles a rajatabla. Es tan fácil como pillar cita. Allí te asesoran y guían tu vacunación, si es precisa. Incluso te tramitan la obligada tarjeta de vacuna de la fiebre amarilla, documento obligado si vienes de zonas endémicas. Funcionan muy bien y son en extremo profesionales. Que sean tu guía...

Consejos de sentido común. El sentido común es el menos común de los sentidos. Te verás atraído por alimentos callejeros, bebidas por doquier, frutas increíbles y lugares para el baño alucinantes, pero me veo obligado a recomendaros que extreméis alertas. Cuidado con alimentos servidos en la calle, especialmente en regiones tropicales y olvídate de ellos si están crudos. Siempre es mejor comer cosas con piel, pues protegen el interior y solo hay que pelarlas para comerlas. Agua mineral es básica y en su defecto refrescos de marca universal, no diré nombres, pero garantizan hidratación de urgencia a falta de fuente de agua potable. Parece una exageración pero hay sitios donde incluso es recomendable cepillarse los dientes con agua embotellada. Y en cuanto a baños al aire libre, hay que cuidarse de charcas y aguas estancadas, pueden contener parásitos y bichos malos.

FUNDAMENTAL: siempre, repito, siempre, hazte con un seguro médico. Una póliza decente no tiene por qué superar los 50 euros y te soluciona cosas tan vitales como un transporte urgente a casa o la asistencia médica y ambulatoria en una clínica u hospital digno. Ten en cuenta que la Seguridad Social española: universal, eficaz y gratuita (pese a unos cuantos que quieren lo contrario) es un lujo de ricos para más de la mitad del planeta. La sanidad privada, cubierta con tu póliza, es en esos sitios la única opción. Y voy a más, en países mega civilizados como Islandia he vivido cómo había que pagar la asistencia en unas urgencias públicas (eso también te lo cubre el seguro). Si estás en espacio europeo, sácate en la Seguridad Social una tarjeta sanitaria europea, te permite acceder a la sanidad pública. El ministerio de Asuntos Exteriores viene advirtiendo de que hay zonas donde no puede prestar servicios consulares en casos de peligro. Selecciona dónde te metes, evalúa en qué estado estás para viajar y sopesa riesgos, también de salud.

Etiquetas
Publicado el
24 de abril de 2013 - 04:06 h
stats