Debilidades (4/5)

.

Hoy sí que sí... En serio, si ya en las entregas una, dos y tres de esta serie me mostraba sin medida alguna, en ésta, te lo juro por Juan Valdez, me dejo la piel... Y es que, ya lo sabes, verde, lo que se dice verde, yo.

Tan verde, tan verde, tan verde como verde es el logo verde de la cadena internacional de café más grande del mundo: Starbucks. (No siempre fue así...)

Sabías que en la primera versión del famoso logo, diseñada en 1971, la sirena estaba pintada en blanco sobre fondo marrón, con cabello corto, enseñando los pechos y mostrando completamente la doble cola. (Lo que le faltaba ya a un Caramel Macchiato...)

Cuando pienso en el verde del logo de Starbucks pienso en el café, en el café de Starbucks (http://www.starbucks.com) y pienso, y se me va la cabeza, en un Caramel Macchiato Grande con Extra Shot, por favor, (http://www.starbucks.com/menu/drinks/espresso/caramel-macchiato); y pensando pensando pienso en la Cake de manzana y la Cheesecake de Dulce de Leche, que pensaría mi mujer, y pienso en muffins, muchos muffins... Muffin de arándanos, Supreme de chocolate, de Fresa y Chocolate Blanco (http://www.starbucks.es/menu-list/food-list). Hasta un día pensé en el Classic Roll de Canela, seré débil...

Por un momento pensé ciento cuarenta kilómetros más allá y... Me sonrojé.

Pues nada, mientras tanto a soñar en verde muy verde, como el verde del logo verde de Starbucks.

— Todo en Starbucks gira en torno a que el cliente disfrute de la experiencia de tomar un café y un trozo de tarta, mientras escucha música, navega por internet o conversa en un ambiente relajado con cómodos sillones, casi como en casa. Anda, como me siento yo por Sevilla... En Córdoba no hay Starbucks, ¿verdad? (El rotulador)

Etiquetas
Publicado el
15 de enero de 2013 - 01:15 h