La devoción de Alcolea

La Virgen de los Dolores reúne en torno a sí el sentimiento cofrade de la barriada | La corporación celebró estos días cultos en honor a su titular

Fundada en 1981 gracias a la decidida acción de un grupo de jóvenes de la barriada, reúne desde entonces en torno a sí, y a su titular mariana en especial, su sentimiento cofrade. Es la devoción de Alcolea, que cada Viernes Santo desde hace más de 20 años es expresada en las calles con la salida procesional de la Virgen. La hermandad de los Dolores logra mantener intacta su capacidad vital a lo largo del tiempo, que quizá va a más con el transcurso de éste. Porque la corporación radicada en la parroquia Nuestra Señora de los Ángeles no cesa en su compromiso social y en su participación activa dentro del barrio y consigue además crecer en lo que al número de hermanos se refiere. La edad en ocasiones rejuvenece.

Sita en el corazón de Alcolea, la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles es sede canónica desde sus primeros días de la Francisca Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Dulce Nombre de Jesús, Santo Cristo de las Cinco Llagas y María Santísima de los Dolores, que en modo alguno protagoniza la vida devocional de la barriada. En la creación de la corporación participó, además de los sacerdotes que por aquel entonces llevaban las riendas del templo, Fray Ricardo de Córdoba. El impulso de quien es sin duda una de las más destacadas figuras de la vida cofrade cordobesa ayudó a que se iniciara un camino que a día de hoy supera las tres décadas. El trabajo posterior dio sus frutos y la hermandad se hizo en apenas unos meses, gracias al apoyo de sus vecinos, con la imagen de María Santísima de los Dolores.

Precisamente estos días de atrás celebró la corporación de Alcolea cultos en honor a su titular mariana, que, si no es la última, es una de las obras finales del magnífico imaginero sevillano Francisco Buiza. De sus gubias surgió la imagen que reúne el sentimiento cofrade de la barriada y que cada Viernes Santo recorre en paso de palio las calles. La Dolorosa las recorrió también el pasado domingo, aunque en parihuela, con motivo del rosario de la aurora con el que su hermandad abría los solemnes actos dedicados a la imagen. Entre ese día y este martes tuvo lugar el triduo, así como un besamanos tras la celebración de la eucaristía. La talla, que comparte advocación con la Señora de Córdoba, salió por vez primera en procesión en 1988. Fue el 5 de junio, con motivo de la celebración del año mariano, y marchó en el paso de Santa María de la Merced.

En el interior de la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles, en la que estos días tuvieron lugar los cultos en honor a María Santísima de los Dolores, se encuentra el crucificado que también es titular de la hermandad. Se trata del Cristo de las Cinco Llagas, que como no puede ser de otra forma es igualmente venerado por la cofradía y los vecinos. Si bien la imagen recorría las calles en Vía Crucis cada Jueves Santo, este año hubo de realizarse el Viernes de Dolores en el interior del templo debido a su estado. Es una talla anónima del siglo XVIII, por lo que cuenta con gran valor artístico además de devocional. De esta forma, Alcolea muestra su carácter cofrade en torno a una corporación que desde meses atrás afronta la construcción de su nueva casa de hermandad, un reto que lo es a largo plazo.

Etiquetas
Publicado el
16 de septiembre de 2015 - 16:53 h