Cornetas, tambores y sonrisas infantiles

La Banda de la Salud celebra un concierto extraordinario en el hospital Reina Sofía dirigido a los pacientes más pequeños | La formación cumple así con su tradicional cita con el Materno Infantil del centro sanitario

Nadie merece el padecimiento. Mucho menos quienes poseen el valor de la inocencia. Aquéllos que viven en edad de juegos y divertimento. En ocasiones, circunstancias de la vida, esa alegría se hace un tanto más complicada. Pero no la pierden. En sus ojos está el secreto de la felicidad y en sus sonrisas la clave de quienes les rodean. Unas sonrisas como las que este sábado lucieron en un escenario diferente, el mismo en el que ellos se encuentran y el mismo al que cada año llega la música más solidaria. En un hermoso gesto, ya tradicional, la Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora de la Salud regaló felicidad a los niños hospitalizados en Reina Sofía.

Se trata de una iniciativa arraigada en la formación musical ligada a la hermandad de la Agonía, cuya labor social no cesa a lo largo del año. Desde el barrio de El Naranjo llevaron sus cornetas y tambores la música a una infancia que, por diversos motivos, debe cumplir una estancia en el hospital Reina Sofía. Esa difícil realidad se hizo más sencilla gracias a las marchas que interpretó en la tarde del sábado la Banda de la Salud. El concierto extraordinario de Cuaresma tuvo lugar en el solárium del centro sanitario y estuvo dirigido a los pacientes del Materno Infantil, que disfrutaron como bien merecen.

Hay actos que se describen por sí solos, como lo es éste de la Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora de la Salud. Gestos solidarios y generosos, como los que dedican las hermandades de manera continuada a quienes más lo necesitan. Como su peso en oro vale la sonrisa de un niño, mayor importancia tiene esta obra. A través de los sones cofrades, los más pequeños olvidaron por un tiempo sus problemas y simplemente fueron felices.

Etiquetas
Publicado el
13 de marzo de 2016 - 05:06 h
stats