Pokemon GO. Ya nada será igual: será peor

En este artículo analizaremos brevemente tres aspectos del juego que merecen cuanto menos una reflexión (aunque el tema daría para analizar muchos más) y que no afectan solo a Pokémon GO, ya que este juego traerá toda una oleada de juegos y aplicaciones similares. Además, Pokémon GO no es la primera aplicación de este tipo que se denomina de realidad aumentada que significa mezclar (o aumentar) el mundo real con un mundo virtual creado por ordenador. Ya hay aplicaciones de este tipo de temática Zombie (Zombies Everywhere), de monstruos, de guerra, de portales ocultos y misterios a resolver en diversas partes del mundo (Ingress), etc. Todas las grandes empresas de Internet y juegos están detrás de esta tecnología.

Los aspectos que analizaremos son 3: el uso de calles y espacios públicos para este tipo de cosas (lo cual ya no es un juego), la forma engañosa o interesada de hacer que la gente vaya a un lugar determinado (esto tampoco es un juego), y las implicaciones en nuestra vida privada (esto, desde luego que no es ningún juego).

En primer lugar, si una gran multinacional como Nintendo, la propietaria del juego, usa calles, plazas, monumentos y otros espacios públicos para vender un producto de forma que los clientes tienen que ir a consumir ese producto a lugares específicos y ocupar parte de esos espacios públicos, si lo pensamos un poco, esto debe sin duda ser regulado. Cualquier actividad de este tipo en la calle de hecho ya necesita de permisos, licencias, pagar impuestos, atender normativa de seguridad, etc. Pokémon GO y cualquier empresa que quiera hacer esto en espacios públicos debe atenerse a una mínima regulación, o normativa, quizá pagar impuestos por ocupación de espacios públicos, etc. Por poco que desarrollemos las implicaciones de ocupar estos espacios públicos nos daremos cuenta de la necesidad de dicha regulación.

En cuanto a la forma engañosa o interesada de hacer que vayamos de un sitio a otro, en primer lugar decir que el hecho en sí mismo es preocupante. Que una empresa pueda dirigir a nuestros hijos (y no tan jóvenes) de esa forma es algo como mínimo digno de un análisis en mayor profundidad. Porque mucha gente desconoce que el juego Pokémon Go tiene lo que se denominan "lugares patrocinados", que son lugares en los que se pueden poner "poke-paradas" si pagas lo suficiente a la empresa dueña del juego (Nintendo). Por ejemplo la empresa McDonalds ha firmado ya un acuerdo con Nintendo para que 3.000 establecimientos de la cadena de comida rápida en Japón se conviertan en poke-paradas en forma de lo que se denomina en la jerga del juego: bases y gimnasios Pokémon. Así la gente irá a esos puntos a avanzar en el juego y de paso consumen hamburguesas en McDonalds. Imaginemos lo que puede ser el desarrollo descontrolado de este tipo de estrategias. Por ejemplo, ¿y si te ponen una poke-parada en la puerta de tu casa y tienes allí a cientos de personas todos los días?, ¿y si llevan a niños a poke-paradas peligrosas y/o falsas?. ¿Debemos proteger a jóvenes (y adultos) frente a este tipo de estrategias?. Al menos una mínima regulación parece razonable y, como mínimo, debemos estar bien informados.

¿Y nuestra vida privada y nuestros datos personales?. Imaginan la cantidad de datos que puede recopilar sobre nosotros un juego así: datos sobre los lugares donde estamos en ese momento, un registro con las fechas y horas de los lugares en los que estamos, cómo nos desplazamos o nos movemos en coche o en el trasporte que sea, lo que comemos, lo que compramos, con quién lo hacemos; TODO, toda nuestra vida controlada y almacenada en los ordenadores de estas empresas que sabemos CON TOTAL SEGURIDAD que van a comerciar con esos datos porque toda esa información es muy valiosa. Y tenemos que entender ya una cosa: es muy perjudicial que cedamos nuestros datos personales a estas empresas. Solemos escuchar a mucha gente decir que le da igual que recopilen todos esos datos de ellas; pero yo les aseguro que no les daría igual si conocieran todo lo que hay detrás de esta perdida de privacidad.

Para finalizar decir una cosa que también está clara: Pokémon GO es un juego muy divertido e interesante, su éxito lo demuestra. Pero también está clara otra cosa: a partir de ahora "ya nada será igual" como dice el título de este artículo. Y podemos añadir que, si no tomamos conciencia de ello y no lo regulamos mínimamente, se cumplirá el resto del título: "Pokémon GO. Ya nada será igual: será peor."

Juan A. Romero es profesor del Dpto. de Informática y Análisis Numérico de la Universidad de Córdoba y autor de los materiales y artículos educativos de libre distribución "seguriactiva" para una mayor seguridad digital (http://seguriactiva. mundalia. org)

Etiquetas
Publicado el
7 de agosto de 2016 - 03:28 h