Euforofismo

Decía Carlo Ancelotti tras la conquista de la Supercopa de Europa 2014 algo así como que "un ciclo de triunfos para el Real Madrid se avecina". No seré yo quién desautorice al técnico italiano y los que me leen habitualmente conocen mis tendencias merengonas aunque creo que empezar a hablar de ciclo no hace sino resaltar el Estado de Euforia en el que se encuentra el madridismo en este momento.

La Euforia tiene su origen en la raíz latina de dos palabras, eu- relativa al bien, y foreim- que significa llevar, por lo que convendríamos que euforia tiene que ver con la "habilidad para llevar las cosas bien" y eso implica que previamente  algo no ha tenido que ir del todo bien, aunque comúnmente  cuando nos referimos e ésta, nos viene a la cabeza estados emocionales que tienen que ver con la alegría, la felicidad, el positivismo, bienestar,  etc... De otra banda,  si analizamos por encima el concepto de  Ciclo, nos evoca a periodos de tiempo que comprenden al menos 3 años (en el caso de los ciclos económicos van de los 3 a los 8 años).

En deporte es habitual introducirse en este tipo de estamos emocionales colectivos de euforia que son "disparados" por los triunfos alcanzados. Todos empujan: aficionados, jugadores, cuerpo técnico, medios de comunicación. En el momento que ganas dos partidos seguidos hablas de racha, de tendencia positiva.... si consigues dos, tres títulos, cambio de Ciclo. ¡Pero es que el estado emocional de depresión está también muy cerca! pierdes 2 partidos seguidos y que tienes ... ¡Crisis!. En mi opinión, el  deporte profesional, en disciplinas de alto segumiento, sufre de una Bipolaridad resultadista (o al menos de una Ciclotimia, trastorno bipolar más atenuado), provocada por el forofismo. El forofo, por definición, maximiza el amor y la pasión hacia la "causa", se ciega ante ella, supedita la parte derecha del cerebro (emocional) a la izquierda (racional).

En conclusión podemos definir el Euforofismo (me encanta inventarme palabras), como el estado emocional de euforia en el que entran los forofos ante la consecución de resultados cortoplacistas. ¿Puede está disfunción atenuarse? Desde aquí propongo 3 tips:

1.- Celebrar y disfrutar el momento de éxito conseguido: el futuro es desconocido para nosotros, nos causa incertidumbre. Un mal manejo de las expectativas nos puede pasar factura. Lo único que tenemos seguro y controlamos es el Presente. El aquí y el ahora. Cada vez que hablo de este tema, recuerdo el diálogo de la película El Guerrero Pacífico (altamente recomendable) en el que el entrenador pregunta al pupilo:

"- ¿Dónde estás? 

- Aquí.

- ¿Qué hora es?

- Ahora.

- ¿Qué eres?

- Este momento."

2.- Equilibrio emocional, teniendo en cuenta lo mencionado en el punto anterior, hay que ser conscientes que el deporte profesional es hiperexigente, hipercompetitivo y que es eso, DEPORTE, donde existen infinidad de pequeños detalles que pueden afectar al resultado final de una competición: un pase, una falta, una decisión arbitral, la climatología, un lesión, etc... por lo tanto es conveniente racionalizar la situación ganadora tras la celebración del momento. Cabeza, "enchufar algo de razón" a tanto corazón.

3.- Tomar adecuada distancia : el balance se ha de realizar en un periodo de tiempo suficiente, razonable. Los ciclos comienzan y acaban, es conocido por todos. El declararlos anticipadamente, sólo puede desacreditarnos para posteriores citas.

En definitiva, Mr. Ancelotti, léase este post por si le puede servir de algo, y tenga por seguro, que el próximo  25 de agosto, el Ciclo sufrirá una leve perturbación....¡Vamos Córdoba!. BE TIM.

Etiquetas
Publicado el
15 de agosto de 2014 - 00:42 h
stats