Adeba: Érase una vez un equipo...

El conjunto júnior conquista el título de campeón de Andalucía en el cierre de un ciclo de siete años marcado por la tenacidad

De niña a mujer. De aspirante a campeón. Del sueño infantil al grito de rebeldía adolescente. Siete años luchando para llegar a un episodio final que da sentido a todo. Los entrenamientos por la noche, los largos viajes por Andalucía, los madrugones para jugar en algún pueblo perdido, los fines de semana de sacrificio, el aliento sin desmayo de los padres, los cientos de partidos, los miles de entrenamientos, las arengas y broncas de los técnicos, las bromas del vestuario, los piques con las rivales en la pista, las amistades forjadas... Las lágrimas que derramaron las chicas de Adeba sobre el podio en Granada eran las mismas que durante tantas otras veces se virtieron por decepción, rabia y frustración. Un puñado de jugadoras -hubo otras que se fueron uniendo en el trayecto- han vivido juntas y desde el principio una historia perfecta de superación: empezaron en el equipo alevín en las ligas municipales y este fin de semana se coronaron como las mejores de Andalucía.

Todo arrancó en la temporada 2007-2008 con un grupo de niñas alevines de primer y segundo año procedentes de la Liga Municipal. Alfonso López y Rafa Alba fueron los técnicos en un curso que empezó a dejar señales evidentes de que aquella generación era especial. En su estreno en competiciones federadas alcanzaron la final contra Maristas. Las colegiales vencieron en aquel pulso deportivo, que sería el primero de una larga trayectoria de enfrentamientos que han llevado a todas las chicas, tanto de uno como de otro club, a exigirse más y progresar con una competencia sana. Alba Navarro, Vane, Merxi, Bea Bajo, Alba Martínez, Noe Rubio, Carmen Panzuela... Todas estaban ya allí. Participaron en su primer sector andaluz, en Sanlúcar de Barrameda, en lo que fue su primera experiencia "en el exterior". Un mundo nuevo.

En las siguientes temporadas, la 2008-09 y 2009-10, conquistaron dos títulos provinciales consecutivos en categoría infantil. Con Alberto Marañón y Rafa Alba al frente, el Adeba compareció en los Campeonatos de Andalucía -junto al subcampeón Maristas- para chocar contra una maldición en los cuartos de final. No consiguieron pasar de esa fase ni en 2009 -se les cruzó el Portuense- ni en 2010, donde sus paisanas del Maristas se llevaron el triunfo y terminaron como subcampeonas autonómicas.

Como cadete de primer año, el equipo logró revalidar su título de campeón en Córdoba, pero en el sector andaluz volvió a encontrar la eliminación en su versión más amarga. Se quedó fuera en la fase de cuartos después de un triple empate con las gaditanas del Candray y las sevillanas del Náutico. Dominantes en su provincia, seguían teniendo la asignatura pendiente del torneo andaluz. Ese desafío fortaleció el carácter de un Adeba cuyo cuerpo técnico formaron Alfonso López, Alberto Marañón, Jorge Montero y Lorena Navarro. En cadetes de segundo año continuó el mismo staff, con Daniel Capó e Inma Maestre en el júnior. En las campañas 11-12 y 12-13 terminaron como subcampeonas de Córdoba, acudiendo al sector como cadetes (otra vez se quedaron en cuartos, tras perder por tres puntos ante el Presentacion) aunque no en el primer año júnior, ya que sólo tenía plaza un representante por delegación. Esa circunstancia incentivó las ganas del Adeba para el futuro.

Y así llegan al campeonato 13-14. Literalmente, la última oportunidad. José María Alcántara, Juan García y Gloria Navarro al frente de la dirección técnica. El hambre del Adeba se dejó sentir desde el principio. Su voracidad se hizo patente en el campeonato provincial, que conquistaron en una intensa final contra sus grandes adversarias durante todo el ciclo -Maristas- venciendo en el duelo decisivo en el pabellón colegial. La mayoría de las chicas alternaron la Liga Júnior Provincial con la disputa del campeonato de Primera Nacional Sénior, consiguiendo -también junto a Maristas, que fue campeón del grupo- el billete para disputar la fase de ascenso. Fueron momentos de alto voltaje emotivo, pero la cita en el Campeonato de Andalucía Júnior de este pasado fin de semana resultaba singular. Era la ocasión para romper un maleficio arrastrado durante años, desde que eran alevines. Y después de esa oportunidad ya no habría ninguna más. La motivación resultó espectacular. Los resultados, aún más.

En la fase de grupos despacharon al CD Ortega y Cubillo (44-63), al Martos (72-40) y al Presentación de Granada (73-41). De cabeza a las semifinales. Ahí les esperaba el CB El Palo, que llegaba invicto e intimidador por sus resultados. En una actuación excepcional, el Adeba se llevaba el triunfo por 88-77. Con el equipo a tope quedaba el último escollo: el DKV El Puerto, una formación con mayor experiencia en este tipo de partidos. El billete para el Campeonato de España -será en Guadalajara, del 11 al 17 de mayo- ya estaba en el bolsillo al margen del resultado de la gran final. Pero, ya ahí... ¿Lo iba a desperdiciar? El Adeba sacó en la cancha del Pabellón Municipal de Granada lo mejor de su esencia. Valentía, dinamismo, desparpajo en ataque, feroz defensa... Y lo hicieron. Les costó, porque el rival trató de imponer su ritmo, pero finalmente alcanzaron el sueño que tenían enquistado desde hacía muchos años. El 52-65 que centelleaba en el marcador era la visión de un reto alcanzado.

Noe Rubio, Bea Bajo, Carmen Panzuela, Merxi Muñoz, Alba Martínez, Vane Salvador, Andrea Alcántara, Inma Peinado, Alba Navarro, Andrea Ruíz, Nani López y Mari Carmen Torres. Ésas son las campeonas de Andalucía, que entran por derecho propio en la historia del club que preside Pilar Carmona y del baloncesto femenino cordobés. Ya tienen un recuerdo para muchos años. Algunas seguirán jugando, otras lo dejarán. Quizá alguna termine como entrenadora, quién sabe. Pero todas podrán contar que un día en Granada fueron las mejores.

Etiquetas
Publicado el
8 de abril de 2014 - 15:08 h
stats