Silogismo imperfecto

Culto compartido significa váyanse ustedes de aquí

(Demetrio Fernández. Obispo de Córdoba)

Algo falla en este silogismo. Tenemos el sustantivo culto y tenemos el verbo compartir, y sumados ambos, por lo visto, dan como resultado que una de las dos religiones monoteístas no tienen cabida en el mismo lugar. Si ustedes no se han dado cuenta, monseñor se refiere a la Mezquita, a la Mezquita-Catedral o a la Catedral, antigua Mezquita, que es un asunto secularmente espinoso, hasta tal punto de que si se tratan de colocar en la misma frase alguna de las palabras acaba extraviada.

Al señor obispo de Córdoba ya le sucedió nada más aterrizar en su diócesis. Sumó Mezquita más Catedral y le salió Catedral al cuadrado. Tan convencido quedó de su operación aritmética que se esforzó con denuedo en que las autoridades locales reflejaran en los letreros y los dípticos de Córdoba el resultado de su hallazgo matemático. O sea, Catedral al cuadrado. Que es una forma incomprensible de renunciar a una marca de lo más comercial y aniquilar uno de los sumandos de la identidad de esta ciudad milenaria, por cierto, Patrimonio de la Humanidad.

En eso, el prelado, como todos los jerarcas de todas las religiones del universo, tienen la curiosa costumbre de predicar con el ecumenismo por la mañana y con el garrotazo al prójimo por la tarde. Particularmente si el prójimo pertenece a la doctrina de la competencia. Como es el caso concreto que nos ocupa.

Etiquetas
Publicado el
6 de octubre de 2012 - 05:52 h