Antipolítica

Aquí venimos a debatir pegos

(Rafael Gómez. Presidente de UCOR)

He aquí el manifiesto programa del dicente. Toda una filosofía política (de la antipolítica) contenida en cinco palabras. De todo lo demás, la cultura, la educación, la vivienda, la movilidad, la ordenación urbanística, no tenemos ni rastro. Probablemente el presidente de UCOR tampoco. Lo único que sabemos es que el señor Gómez se presentó voluntariamente a las elecciones para tomar posesión de su cargo con la indeclarada intención, según vamos viendo, de liquidar el sistema desde dentro.

A este cometido se dedica tenazmente cada vez que está en uso democrático de la palabra. Señores, viene a decir, esto de la democracia representativa es un pego del carajo. Lo cual no le impide, dicho sea de paso, llegar puntualmente a las comisiones correspondientes del correspondiente pego municipal, ni al cobro de las asignaciones dinerarias estipuladas, ni incluso participar en las deliberaciones del consejo de la Gerencia de Urbanismo donde, por cierto, tiene intereses particulares.

El señor Gómez es partidario de la acción directa. Sin preámbulos, ni tramitaciones, ni intermediarios, ni normativas, ni papeleos que entorpezcan su resuelta actividad empresarial. Y la política, desde esa perspectiva, es un trasto inútil que es mejor tirar a la basura. Para lo cual se ha inventado esta cosa extravagante de ser representante público negándose a sí mismo.

Su antidiscurso de la antipolítica se expresa en cinco palabras. No hace falta mucho más para no decir nada. Cinco palabras, por cierto, que amenazan con devastar la arquitectura democrática de media Europa. Ojo.

Etiquetas
Publicado el
3 de noviembre de 2012 - 01:11 h
stats