El recetario de Baena: la cocina tradicional del aceite de oliva

Ayer fui a uno de esos actos que se suele agradecer siempre: la presentación de un libro. Y en este caso de un bello libro de cocina, El recetario de Baena: la cocina tradicional del aceite de oliva. La autora es Mariví Ruiz de Prado. Coincidiendo con el prologuista, el periodista Manuel Piedrahita Toro, no se trata de un libro más de los que a menudo se suelen publicar a lo largo y ancho de las ocho provincias andaluzas. Si lo hojeamos con detenimiento nos deparará una agradable sorpresa por lo cuidado de su impresión, bellamente maquetado y con una fotografía de cada una de las recetas bellísima y elegante.

Aquí hablamos de una cocina tradicional, la de toda la vida, de una abuela de la autora que allá por 1885, decidió iniciar el recetario, terminándolo en 1889. Y tras un arduo trabajo de la autora, pues ha tenido que transcribirla del original, interpretarlas y en todos los casos adaptar las medidas a nuestro uso actual: " las onzas, jícaras, cuartillos, panillas, etc., quedan en gramos, litros o cucharadas".

En estos momentos en los que el sector del aceite de oliva, necesitamos tantísimo de las campañas de promoción de este producto, pues no acabamos de relanzar el consumo interior, que cada año desciende un poquito, esta iniciativa y otras de este tipo, pueden contribuir a promocionar las cualidades de nuestro oro líquido, que no se nos olvide es beneficioso para nuestra salud, por las propiedades saludables de oligoelementos, polifenoles, antioxidantes, ácidos grasos monoinsaturados, colesterol HDL y vitaminas A,D,E y K, frente al colesterol LDL, enfermedades cardiovasculares e hipertensión, entre otras patologías.

Porque otra

de las características de este libro es la facilidad de manejo para cualquier neófito en la materia. Las 87 recetas en él anotadas se pueden preparar fácilmente y lo que es más importante, son recetas que pueden usarse por todas las economías, máxime en estos momentos de crisis generalizada.

Mariví, habla de que su idea de trabajar en este recetario le surgió en el pequeño mercado de la calle Barras de Oro, de Baena, mercado dónde los hortelanos y pequeños agricultores vendían directamente sus productos a los consumidores,

y que hoy tenemos la muestra en los canales cortos de comercialización.

Como anota el prologuista, Manuel Piedrahita "Oigo en mi memoria la voz cantarina de los pescaderos, carniceros y hortelanos, animando a comprar sus productos en la estrechez del Albaicín. Estaba ya bastante adelantado el siglo XX, pero aún se mantenía cierto ambiente del XIX."

Y por último, anoto textualmente un párrafo de Mariví, que sintetiza magistralmente, la belleza de esta pequeña joya impresa.

"Por último, este libro desea contribuir modestamente a difundir nuestra gastronomía, la cultura aparejada y las bondades de nuestro producto más preciado: siempre me parece que todo es poco para lo mucho que este aceite nos da, para cuanto este oro fino encierra y para tantas posibilidades como tiene."

Anímense y adquieran un ejemplar, es pura poesía culinaria tradicional, fruto del trabajo colectivo y anónimo de varias generaciones de mujeres.

Etiquetas
Publicado el
21 de octubre de 2013 - 08:00 h